Yogur: ¿Quién tiene diabetes e intolerancia a la lactosa puede tomarla?

Una buena alimentación, así como el mantenimiento de unos hábitos saludables, es fundamental a la hora de cuidar la salud y el buen funcionamiento del organismo, sobre todo para aquellos que tienen algunas restricciones alimentarias.

El cuidado con la comida puede deberse a casos de diabetes o intolerancia a la lactosa. Pero incluso los que viven con esto pueden probar nuevos sabores y variar la dieta.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

A diferencia de la alergia a la leche, que se produce cuando el cuerpo tiene anticuerpos alérgicos contra una proteína que se encuentra en la leche de vaca, la intolerancia se produce cuando el intestino delgado no produce una enzima digestiva llamada lactasa en cantidad suficiente.

¿Y la diabetes?

La diabetes es una enfermedad metabólica que provoca niveles elevados de azúcar en sangre porque el organismo no produce suficiente insulina o no puede utilizar la que produce. Los síntomas de la diabetes pueden variar según el tipo y las causas.

¿Pueden los diabéticos o los intolerantes a la lactosa tomar yogur?

El yogur, al igual que otros productos lácteos, está reconocido como un alimento importante en una dieta saludable, ya que es una fuente de proteínas y varios nutrientes como el calcio, las vitaminas del grupo B y la riboflavina, y contiene probióticos, bacterias vivas que ayudan a la salud digestiva.

En general, el yogur es un alimento de bajo índice glucémico y, por tanto, puede formar parte de la dieta de las personas con diabetes. Ya las bacterias vivas y los probióticos del producto ayudan a digerir el azúcar y la lactosa de la leche, lo que permite a las personas que sufren de mala digestión o intolerancia a la lactosa obtener los beneficios nutricionales del yogur.

También conviene prestar atención a las etiquetas y a la información nutricional de cada yogur, porque aunque tiene muchas ventajas, no todas las versiones son iguales.

Hay varios tipos de yogur, algunos con azúcar en la fórmula, otros enteros y desnatados, etc. Comprobar los detalles del envase te ayudará a elegir el producto ideal para tu rutina.