Venas varicosas en el embarazo: síntomas, como es el tratamiento y cómo evitarlo

Las venas varicosas en el embarazo generalmente aparecen con mayor frecuencia en los últimos 3 meses de embarazo, debido al aumento del volumen sanguíneo que circula en el cuerpo, aumento de peso, cambios hormonales y presión del útero en las venas.

Durante este período, las venas varicosas aparecen con mayor frecuencia en las piernas, ya que el peso del bebé en el vientre dificulta que la sangre circule correctamente, con una sensación de peso en la pierna e hinchazón. Además de las piernas, las venas varicosas también pueden aparecer en la ingle, la región íntima y el útero, sin embargo esta situación es menos frecuente.

Síntomas de las venas varicosas durante el embarazo

Los principales síntomas de las venas varicosas durante el embarazo son:

  • Dolor en las piernas;
  • Sensación de peso en las piernas;
  • Piernas hinchadas al final del día,
  • Picazón en el sitio de las venas varicosas;
  • Cambio en la sensibilidad de las piernas.

Si las piernas se hinchan demasiado, se vuelven rojas y más cálidas, es importante que la mujer busque un médico angiólogo(especialidad médica que se encarga del estudio de los vasos del sistema) para que se haga el diagnóstico y se inicie el tratamiento adecuado, ya que puede ser una flebitis, que es una situación grave que corresponde a la presencia coágulo de sangre dentro de la vena, evitando el flujo sanguíneo.

Cómo se debe hacer el tratamiento

El tratamiento de las venas varicosas durante el embarazo se puede realizar con la aplicación alterna de agua caliente y fría sobre el sitio durante el baño. Además, para cuidar sus piernas con venas varicosas, la mujer embarazada puede poner una bolsa de hielo en sus piernas, ya que ayuda a contraer sus venas y disminuir el dolor. En algunos casos, el médico también puede indicar el uso de medias de compresión, para prevenir la aparición de venas varicosas y ayudar en la circulación sanguínea.

Por lo general, las venas varicosas en el embarazo desaparecen después del embarazo, sin embargo, si hay daño permanente, después del embarazo la mujer puede someterse a tratamiento con láser o cirugía para extirpar las venas varicosas.

Cómo evitar las venas varicosas durante el embarazo

Las venas varicosas en el embarazo aparecen principalmente debido a cambios hormonales, sin embargo es posible evitar su aparición de la adopción de algunos cuidados, tales como:

  • No se quede de pie demasiado tiempo;
  • Evite cruzar las piernas cuando esté sentado;
  • Levante las piernas mientras duerme;
  • Masajea tus pies y piernas al final del día;
  • Usa calcetines elásticos durante el día.

Además, es importante que las mujeres hagan ejercicio regularmente bajo la dirección de un profesional de la educación física para aumentar la resistencia de las venas y evitar que se rompan.