Tortilla de maíz:  beneficios para la salud

Es innegable que en la gastronomía mexicana, las tortillas juegan un papel esencial para complementar los platos que llegan a la mesa cada día.

Por ello, no es de extrañar que, siendo un ingrediente tan importante, su valor nutricional sea tan beneficioso, dado que la población mexicana lo ha consumido a lo largo de la historia.

Entre sus muchas propiedades nutricionales destacan su alto contenido en calcio, fibra, bajo contenido calórico, antioxidantes, ácido fólico, magnesio, fósforo, potasio, niacina, vitaminas A, C, D, E, B1 y B2 en otros que lo convierten en un superalimento que también se recomienda a los deportistas como fuente de energía.

Beneficios de comer tortillas de maíz

Es importante señalar que existen diferentes tipos de tortillas de maíz. En la época prehispánica se preparaban con un método llamado nixtamalización (cocción del maíz con agua y cal viva), proceso que ablanda los granos de maíz y facilita su absorción por el cuerpo humano, Aunque hoy en día se siguen haciendo tortillas de maíz con nixtamalina, con la industrialización han aparecido otras tortillas.

Su calidad varía y también influyen aspectos como la calidad del maíz con el que se producen. las prácticas de producción industrial de tortillas tienen menos beneficios para la salud que las prácticas tradicionales.

Facilita la digestión

Gracias a su contenido en fibra, las tortillas de maíz tienen un efecto positivo en el proceso digestivo y evitan el aumento de peso.

En un artículo publicado en la revista Gaceta UNAM,  explican que la nixtamalización ablanda las semillas, las hidrata y absorbe el calcio y el potasio, lo que aumenta el contenido de almidón resistente del alimento, facilitando su digestión durante su consumo.

La Tortilla No engorda

Aunque hay muchos mitos en torno a este alimento. Debido a que tienen fibra e hidratos y su bajo contenido calórico de entre 30 y 64 calorías por ración la tortilla no es un factor de aumento de peso.

Sin embargo, como en todos los demás alimentos, es importante moderar el consumo de estos y otros alimentos y tener cuidado con lo que se come.

Mejor que el pan

Las tortillas tienen un alto contenido en hidratos de carbono complejos, que son esenciales para el organismo, y su consumo moderado no provoca exceso de peso, como se ha dicho, de hecho este alimento es mejor que una barra de pan.

La tortilla de maíz ha sido víctima de campañas de desinformación que la atacan como un alimento graso. En realidad es que las tortillas son un alimento muy nutritivo que aporta energía, proteínas y calcio. Sólo hay que tener cuidado de no excederse en su consumo

Comer una tortilla de maíz nixtamalizada te dará muchos más beneficios que una rebanada de pan blanco.

Fortalece los huesos

Este alimento es una gran fuente de calcio y es incluso más recomendable que la leche.

Las tortillas contienen magnesio, fósforo, potasio, niacina y vitaminas A, C, D, E, B1 y B2. Esto significa que su consumo contribuye a la estabilización del calcio en los huesos gracias a la combinación de las vitaminas C y D con el calcio.

Esta combinación, ayuda a descalcificar los dientes, haciéndolos más duros y protegidos contra las bacterias.

Dientes sanos

En un artículo (Eduardo Montesinos Rivera, experto de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Autónoma de México) publicado en la revista Fundación UNAM explica que las tortillas contribuyen a la salud de los dientes gracias al calcio que contienen, que puede aportar hasta el 50% de la ingesta diaria recomendada. También pueden ayudar a prevenir las caries.

Fuente de energía

Es un alimento rico en hidratos de carbono, que se convierten rápidamente en energía para realizar las actividades diarias.

Previene Enfermedades

Las tortillas contienen antioxidantes y ayudan a prevenir enfermedades crónico degenerativas, esto depende del tipo de maíz que se utilice para su producción, especialmente los granos negros, azules y amarillos contienen sustancias como antocianinas y carotenoides.

Además, sus elementos naturales protegen contra los daños causados por agentes oxidantes como la radiación UV.

//