Tinea pedis o pie de atleta: qué es, sus síntomas, causas y su tratamiento

La tinea pedis, también conocida como pie de atleta o micosis del pie, es una infección fúngica(causada por hongos) de la piel que afecta a los pies y que suele comenzar entre los dedos, provocando, picor, enrojecimiento, descamación y mal olor.

Este tipo de micosis está causada principalmente por el hongo del género Trichophyton sp., que se encuentra en las capas externas de la piel y puede transmitirse a través del contacto de la piel con suelos, toallas o ropa contaminados, o proliferar cuando la región entre los dedos de los pies está húmeda, por ejemplo.

El tratamiento para la Tinea pedis debe ser recomendado por un dermatólogo, que suele indicar el uso de pomadas o cremas con agentes antifúngicos para aplicar en el lugar de los síntomas, y es importante que el tratamiento se haga según los consejos médicos para evitar que el hongo vuelva a crecer y a causar los síntomas.

Síntomas

Los síntomas del pie de atleta surgen cuando el hongo prolifera en la piel de los pies, y pueden afectar a la zona entre los dedos, la planta o el lateral de uno o ambos pies, e incluyen:

 – Sensación de picor o ardor entre los dedos o las plantas de los pies;

 – Enrojecimiento de la zona afectada;

– Ampollas que pican en los pies;

 – Agrietamiento o descamación de la piel, más comúnmente entre los dedos y en las plantas de los pies;

 – Piel seca en las plantas o los lados de los pies;

 – Malos olores.

En los casos más graves, debido a la multiplicación del hongo, la uña puede verse comprometida, dando lugar a la oniquia, también llamada onicomicosis, en la que las uñas de los pies pueden decolorarse, engrosarse, desmoronarse y desprenderse de la piel.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico del pie de atleta lo realiza el dermatólogo a través de la evaluación de los síntomas que presenta la persona. Para confirmar la Tinea pedis y el hongo responsable, el médico puede realizar el raspado de la lesión, que consiste en extraer algunas células de la piel y analizarlas al microscopio para identificar el hongo y así iniciar el tratamiento más adecuado.

Posibles causas

La tiña pedis puede estar causada por los hongos de las especies Trichophyton rubrum, Trichophyton interdigitale o Epidermophyton floccosum, que crecen en ambientes cálidos y húmedos y por ello, cuando no se seca bien la zona entre los dedos, es posible que estos hongos proliferen y provoquen la aparición de los síntomas.

Estos hongos pueden transmitirse a través del contacto con las escamas de la piel de una persona infectada o del contacto con superficies contaminadas con los hongos, como los suelos de las duchas, las bañeras, los vestuarios o los alrededores de las piscinas.

Algunos factores pueden contribuir al desarrollo de la Tinea pedis:

Mantener los pies mojados o sudados durante demasiado tiempo;
No secar bien los pies después del baño;
No llevar zapatillas u otro tipo de calzado cuando se acude a lugares públicos, especialmente vestuarios, duchas, saunas y piscinas;
Compartir calcetines, zapatos, ropa de cama, alfombras, felpudos o toallas con una persona infectada;
Llevar zapatos cerrados o apretados durante mucho tiempo.

Además, vivir en regiones muy cálidas y húmedas, participar en deportes en los que se permanece descalzo, como la lucha libre, o tener el sistema inmunitario debilitado, pueden aumentar el riesgo de desarrollar el pie de atleta.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la Tinea pedis debe ser guiado por el dermatólogo y suele incluir remedios como:

Antifúngicos en forma de pomada, gel, crema, polvo o spray que son aplicados directamente sobre la piel de la zona afectada, generalmente 1 ó 2 veces al día durante 15 a 30 días de tratamiento;

Antifúngicos en forma de comprimidos, Son consumidos por vía oral, en los casos de Tinea pedis grave o que no mejore con el tratamiento tópico.

El tiempo de tratamiento debe ser indicado por el dermatólogo, según los síntomas, el tipo de hongo, la gravedad de la micosis y el estado de salud de la persona, y es importante que se realice según las indicaciones del médico para asegurar la eliminación del hongo.

Opciones de tratamiento en casa

Algunas opciones de tratamiento casero para la Tinea pedis son el té de romero, el té de hierba de limón o el aceite esencial de melaleuca, que pueden utilizarse para complementar el tratamiento médico y acelerar la recuperación. Estos remedios tienen efectos antifúngicos, antiinflamatorios o cicatrizantes, aliviando el picor de la piel de forma natural.

Los remedios caseros pueden prepararse en casa con ingredientes naturales adquiridos en farmacias o tiendas de productos naturales, y utilizarse directamente sobre la piel de los pies.

//