¿Te encanta comer pan? Aprenda a elegir el más saludable

Puedes admitir: resistirse a una masita es una tarea muy difícil,  Ya sea para el desayuno, el té de la tarde o la hora de simplificar la cena, siempre está presente en la mesa y aparece como una deliciosa alternativa para complementar Cualquier comida.

Más que sabroso, los panes son ricos en carbohidratos, y por esta razón, muchas personas dejaron de consumir el alimento con cierta frecuencia porque lo consideraban calórico o poco saludable. ¡Pero debes saber que puedes comer esa hermosa rebanada sin sentirte culpable!

De hecho, cuando se consumen en exceso o en un momento menos apropiado, los carbohidratos pueden aumentar los números en la báscula e incluso dañar nuestro bienestar. Sin embargo, también son nutrientes esenciales para el funcionamiento del organismo y no deben dejarse fuera de la dieta sin la recomendación de un profesional.

Antes de eliminar el pan en su menú, sepa que hay muchas variaciones de los alimentos disponibles en el mercado y que cada tipo tiene una cantidad específica de nutrientes. Por ello, es importante saber elegir el producto que mejor proteja tu salud sin renunciar al sabor y la calidad.

Cómo elegir el mejor pan para la salud

Para asegurar una dieta sana y equilibrada, es necesario observar algunos detalles a la hora de comprar tu pan. Además del tipo de harina de trigo que se utiliza como base y otros ingredientes de la receta que marcan la diferencia en el resultado final, y son muy fáciles de identificar.

Harina blanca o harina integral

Las versiones más populares de pan suelen dividirse entre las elaboradas con harina de trigo refinada (blanca) y las elaboradas con harina integral. El primero tiene un índice glucémico alto y contiene más carbohidratos, siendo más adecuado para la primera comida del día o después de un gran gasto de energía, como después de la actividad física.

El pan integral, en cambio, mantiene las cantidades de vitaminas, minerales y fibras del trigo, haciéndolo muy nutritivo. Aunque también tiene una gran cantidad de carbohidratos, las fibras contenidas en este tipo ralentizan la absorción de azúcar por parte del cuerpo, lo que disminuye el índice glucémico y nos deja más llenos por más tiempo.

Por lo tanto, la elección entre un tipo y otro dependerá de la hora del día en la que planeas comer tu pan. Recordando que cualquier pan debe consumirse de forma moderada y es importante consultar a un médico o nutricionista para entender cuál es la cantidad adecuada para tus necesidades.

Libre de aditivos y conservantes.

Otro tema que se debe tener en cuenta a la hora de comprar pan es la presencia de aditivos químicos y conservantes artificiales en la receta. En general, esta información se indica en la lista de ingredientes en la etiqueta del producto, con nombres complicados que son difíciles de entender.

Ingredientes nutritivos

Además del tipo de harina y la fórmula más natural, a la hora de elegir tu pan, es importante optar por productos que contengan otros ingredientes nutritivos en tu receta. Los elaborados con cereales y semillas son los más indicados, ya que aportan más fibra, vitaminas y minerales a tu dieta.

Algunos panes también incluyen frutas y especias en su composición, lo que hace que el momento de la comida sea aún más agradable. Por tener más aromas y texturas en la masa, estos productos son perfectos para potenciar el menú de la semana con creatividad y mucho más sabor.

//