Remedios caseros para la picaduras de mosquito

las picadas de insecto provocan reacciones dolorosas y una sensación de escozor, que pueden ser curadas con remedios caseros a base de lavanda, Hamamelis (escoba de bruja) y la avena.

entre tanto si la picada de insecto evoluciona a una  reacciona alérgica grave o en caso de que manisfeste otros síntomas, debe ser tratada inmediatamente por un medico ya que los remedios naturales no serán suficientes.

compresas de Lavanda

la lavanda es una buena opción para las picaduras de mosquito, debido a sus propiedades anti inflamatorias y antimicrobianas

Ingredientes

  • cuatro gotas de aceite esencial de lavanda
  • cuatro gotas de aceite esencial de melaleuca
  • dos y medio litros de agua

modo de preparado

para preparar este remedio casero, solo se tiene que adicionar los aceites esenciales a la agua bien fría y mesclar bien.

después de eso se tiene que humedecer una toalla y colocar en la zona afectada dejándolo actuar unos 10 minutos, este procedimiento se debe repetir dos veces al día.

loción de hiervas

la hermelis es un adstringente suave que ayuda a atenuar la inflamación, La ortiga calma la piel irritada y alivia la coserá, La Lavanda es anti-inflamatorio y anti-microbiana.

ingredientes

  • 30ml de extracto de hamamelis
  • 20 gotas de aceite esencial de ortiga
  • 20 gotas de aceite esencial de lavanda

modo de preparado

mesclar todo los ingredientes en recipiente agite bien antes de aplicar con un poco de algodón en el lugar afectado.

Baños con harina de avena

Un baño calmante con harina de avena y aceite esencial de lavanda que calman la cocerá y la irritación causadas por la picadura de los mosquitos.

ingredientes

  • 200 g de granos o escamas de avena
  • 100 gotas de aceite esencial de lavanda

modo de preparado

primero moler la avena en un molino, hasta obtener una harina fina y echar y mesclar en una bañera con agua no tan calentada juntamente con el aceite esencial de lavanda .

después de eso usted tendrá que bañarse uno 20 minutos luego secar la piel muy suave.