Qué puede ser la lagaña en el ojo y qué hacer?

La lagaña es una sustancia producida naturalmente por el cuerpo, especialmente durante el sueño, y consiste de resto de las lágrimas, las células de la piel y el moco que se acumula y, por lo tanto, no debe ser motivo de preocupación.

Sin embargo, cuando hay un aumento en la producción de lagaña, principalmente durante el día, con un color y una consistencia diferentes de lo normal, y la aparición de otros síntomas como enrojecimiento de los ojos, hinchazón o picazón, es importante consultar al oftalmólogo, ya que puede ser indicativo de enfermedades como conjuntivitis, queratitis o blefaritis, por ejemplo.

Las principales causas del aumento en la producción de lagaña en el ojo son:

1. Conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las principales causas del aumento de la producción de gránulos durante el día y corresponde a la inflamación de la membrana que recubre los ojos y los párpados, la conjuntiva, debido a la infección por virus, hongos o bacterias, y puede ser fácilmente de persona a persona. , especialmente si hay contacto directo con secreciones u objetos contaminados.

La conjuntivitis es bastante incómoda, ya que se caracteriza por picazón severa en el ojo, además de hinchazón y enrojecimiento. Es importante identificar la causa de la conjuntivitis, de modo que se indique el tratamiento más efectivo contra el agente responsable de la inflamación.

Qué hacer: en caso de sospecha de conjuntivitis, es importante que la persona consulte al oftalmólogo para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado, que generalmente implica el uso de ungüentos o gotas para los ojos con antibióticos y antihistamínicos para aliviar los síntomas. y luchar contra la infección. Además, debido a que la conjuntivitis es contagiosa, se recomienda que la persona se quede en casa durante el tratamiento para evitar la transmisión a otros.

2. Síndrome de ojo seco

El síndrome del ojo seco es una situación en la que hay una disminución en la cantidad de lágrimas que hace que los ojos se pongan más rojos e irritados, además del aumento en la cantidad de lagaña en el ojo. Esto ocurre con mayor frecuencia en personas que tienden a pasar mucho tiempo en la computadora o el teléfono celular o que trabajan en ambientes muy secos o con aire acondicionado, ya que estos factores pueden hacer que los ojos se sequen.

Qué hacer: es importante mantener la lubricación del ojo, indicando el uso de gotas o lágrimas artificiales, de acuerdo con la recomendación del oftalmólogo, para evitar que los ojos se sequen demasiado. Además, si el síndrome del ojo seco está relacionado con pasar demasiado tiempo en la computadora, se recomienda que la persona intente parpadear con mayor frecuencia durante el día, ya que esto ayuda a prevenir la aparición de síntomas.

3. Gripe o resfriado

Durante un resfriado o gripe, es común que haya un desgarro excesivo, lo que favorece el aumento en la cantidad de envíos. Además, también es común que los ojos se hinchen y enrojezcan más, y en algunos casos también puede haber picazón y aumento de la temperatura local.

Qué hacer: se recomienda realizar la limpieza adecuada de los ojos, usando solución salina, además de descansar, beber muchos líquidos y tener una dieta saludable, ya que de esta manera es posible aliviar los síntomas de la gripe o el resfriado, incluidos los síntomas oculares.

4. Dacriocistitis

La dacriocistitis es la inflamación del conducto lagrimal que puede ser congénita, es decir que ya ha nacido con el conducto bloqueado o adquirido durante toda la vida, que puede ser el resultado de enfermedades, fracturas nasales o después de una rinoplastia.

En la dacriocistitis, además de la presencia de grandes cantidades de piel, también es común tener enrojecimiento e hinchazón en los ojos, además del aumento de la temperatura local y la fiebre, porque la obstrucción del conducto lagrimal puede favorecer la proliferación de algunos microorganismos, lo que puede empeorar inflamación. Comprenda qué es la dacriocistitis, los síntomas y las causas.

Qué hacer: la dacriocistitis en el recién nacido generalmente mejora a la edad de 1 año, y no suele indicarse un tratamiento específico. En este caso, solo está indicado limpiar los ojos con solución salina, mantener la lubricación del ojo y evitar la sequedad, y hacer un pequeño masaje presionando la esquina interna de los ojos con el dedo, ya que es en este lugar donde está presente el conducto lagrimal.

En el caso de la dacriocistitis que ocurre como resultado de enfermedades, fracturas o procedimientos quirúrgicos, es importante consultar al oftalmólogo para que pueda indicarse el tratamiento más adecuado, como el uso de gotas para los ojos antiinflamatorias o antibióticas, o, en casos más graves, Se recomienda un pequeño procedimiento quirúrgico para desatascar el conducto lagrimal.

5. Blefaritis

La blefaritis también es una situación en la que el aumento de la formación de gránulos y la aparición de costras alrededor del ojo y corresponde a la inflamación del párpado debido a cambios en las glándulas de Meibomius, que son glándulas presentes en los párpados y que son responsables de mantener la humedad de los párpados. ojo.

Además de la hinchazón y las costras, también es común experimentar otros síntomas como picazón, enrojecimiento de los ojos, hinchazón de los párpados y ojos llorosos, y estos síntomas pueden aparecer de la noche a la mañana.

Qué hacer: El tratamiento para la blefaritis se puede hacer en casa cuidando la limpieza de los ojos, de modo que sea posible restaurar la humedad ocular y estimular el funcionamiento normal de las glándulas. Por lo tanto, se recomienda que se limpien los ojos y se elimine la piel y  las costras usando una gota para ojos adecuada, además de poder hacer una compresa tibia en el ojo durante aproximadamente 3 minutos 3 veces al día para aliviar los síntomas.

Sin embargo, cuando la inflamación de los párpados es recurrente, es importante consultar al oftalmólogo para investigar la causa de la blefaritis y poder comenzar de manera más específica.

6. Uveítis

La uveítis es la inflamación de la úvea, que corresponde a la parte del ojo que está formada por el iris, el cuerpo ciliar y coroideo, y que puede ocurrir debido a enfermedades infecciosas o ser el resultado de enfermedades autoinmunes.

En el caso de la uveítis, además de la presencia de hinchazón en grandes cantidades, que puede estar presente alrededor del ojo, también es común tener una mayor sensibilidad a la luz, ojos rojos, visión borrosa y la aparición de nubes flotadores, que son manchas que aparecen en el ojo. en el campo de visión según el movimiento de los ojos y la intensidad de la luz.

Qué hacer: la recomendación es que se consulte al oftalmólogo tan pronto como aparezcan los primeros signos y síntomas de la uveítis, de esta forma es posible evitar complicaciones y aliviar los síntomas, y el médico puede indicar el uso de gotas antiinflamatorias y corticosteroides. o antibióticos

7. Queratitis

La queratitis es una infección e inflamación de la parte más externa del ojo, la córnea, que puede ser causada por hongos, bacterias o parásitos, y con mayor frecuencia está relacionada con el uso incorrecto de lentes de contacto, y también puede provocar un aumento de la producción de lagaña, que en este caso puede ser más acuosa o más gruesa y de un color diferente al normal.

Además de una mayor producción de hinchazón, generalmente aparecen otros signos y síntomas, como enrojecimiento en el ojo, visión borrosa, dificultad para abrir los ojos y una sensación de ardor.

Qué hacer: es importante acudir al oftalmólogo para que se identifique la causa de la queratitis y se indique el tratamiento más apropiado, que puede implicar el uso de antibióticos en gotas o ungüentos oftálmicos para eliminar el exceso de microorganismos y aliviar los síntomas.

En los casos más severos, donde la visión está comprometida, la cirugía de trasplante de córnea puede ser necesaria para restaurar la capacidad visual.