Qué es la anafilaxia, las causas, los síntomas y cómo tratar

La anafilaxia, también conocida como shock anafiláctico, consiste en una reacción alérgica sistémica de diversa gravedad y que puede ser mortal. Esta reacción es desencadenada por el propio cuerpo de la persona, que reacciona a un alérgeno, que puede ser un alimento, medicina, veneno de insectos, una sustancia o un material.

La reacción anafiláctica comienza rápidamente, y se puede desencadenar en unos minutos o unas pocas horas, lo que conduce a la aparición de síntomas como disminución de la presión arterial, hinchazón de los labios, boca y laringe y dificultades respiratorias.

En estos casos, debe dirigirse inmediatamente a la emergencia médica, de modo que el tratamiento se realice lo antes posible. Generalmente, el tratamiento consiste en la administración de inyectable de adrenalina y el monitoreo de los signos vitales de la persona. En algunos casos, se puede justificar la prescripción de otros medicamentos, como antihistamínicos o corticoesteroides.

Sus síntomas son

La anafilaxia comienza repentinamente y los síntomas que pueden ocurrir son, urticaria de la piel, enrojecimiento o picazón generalizada, hinchazón de los labios, lengua, laringe y/o úvula, y pueden causar dificultad para respirar, disminución de la presión arterial, desmayo, incontinencia, cólicos abdominales, vómitos, sabor metálico extraño en la boca, entre otros.

En la siguiente tabla, puede ver los síntomas más comunes en niños y adultos:

Algunos de estos síntomas todavía pueden surgir simultáneamente, y es muy importante consultar al médico tan pronto como sea posible.

Cuáles son las causas más comunes

La anafilaxia se produce debido a la exposición a alérgenos, que son sustancias a las que el sistema inmunitario reacciona de manera exagerada.

  • Alimentos como huevo, leche, soja, gluten, cacahuetes y otros frutos secos, pescado, moluscos y crustáceos.
  • Medicamentos;
  • Veneno de insectos, como abejas o avispas;
  • Materiales como látex o níquel;
  • Sustancias como el polen o el pelo de animal.

Cómo se realiza el tratamiento

Frente a un shock anafiláctico, lo primero que se suele hacer es la administración de adrenalina inyectable. Después de eso, la persona está bajo observación en el hospital, donde se monitorean sus signos vitales.

Además, en algunos casos, puede ser necesario administrar oxígeno y otros medicamentos, como antihistamínicos, como la clemastina intramuscular o intravenosa o hidroxizina, corticoesteroides orales, como metilprednisolona o prednisolona y, si es necesario, repetir la adrenalina intramuscular cada 5 minutos hasta un máximo de 3 administraciones.

todo esto debe ser realizado por un doctor.