Qué es la amigdalitis viral y cuales son sus síntomas y el tratamiento

La amigdalitis viral es una infección e inflamación de la garganta causada por diferentes virus, siendo el principal el rinovirus y la gripe, también responsables de la gripe y el resfriado.

Los síntomas son el dolor e hinchazón en la garganta, dolor para tragar, tos, secreción nasal y fiebre por debajo de 38ºC y pueden estar asociados con irritación en los ojos.

El tratamiento para la amigdalitis viral debe ser guiado por un médico general, pediatra u otorrinolaringólogo y consiste principalmente en el uso de medicamentos para reducir la fiebre y aliviar el dolor, como el paracetamol, y remedios antiinflamatorios para disminuir la hinchazón de las amígdalas, como el ibuprofeno.

Los antibióticos no se recomiendan para este caso, ya que sirven para matar bacterias y no deben utilizarse sin receta médica, ya que causan resistencia a las bacterias.

Principales síntomas

La amigdalitis viral es la inflamación de la amígdala causada por virus y los principales síntomas de este tipo de amigdalitis son:

  • Dolor de garganta;
  • Dolor para tragar;
  • Tos
  • Enrojecimiento e hinchazón de las amígdalas;
  • Dolor en el cuerpo;

A diferencia de lo que ocurre en la amigdalitis bacteriana, en el caso de la amigdalitis causada por virus, estos síntomas pueden ir acompañados de otros signos como conjuntivitis, faringitis, ronquera, inflamación de las encías, candidiasis y lesiones vesiculares en los labios cuando se produce infección por el virus del herpes.

Además, la presencia de placas blanquecinas o puntos de pus en la garganta no es común en este tipo de amigdalitis, que ocurre principalmente en la amigdalitis bacteriana, que es causada por la bacteria Streptococcus pyogenes. Obtenga más información sobre qué es la amigdalitis bacteriana, cómo la obtiene y el tratamiento.

Posibles causas y transmisión

La amigdalitis viral es causada por diferentes virus, siendo los más comunes el rinovirus, el coronavirus, el adenovirus, el herpes simple, la gripe, la parainfluenza y la coxsackie. Estos virus son los mismos virus que causan gripe y resfriado y se transmiten a través de las gotas estornudar o tos de una persona contaminada y el contacto directo con objetos contaminados como cubiertos y cepillo de dientes.

Esta infección de garganta causada por el virus es muy común en niños pequeños, 5 años en promedio, ya que se adquieren fácilmente en guarderías y escuelas debido al contacto directo que los niños tienen en estos lugares.

En el caso de los adultos, para prevenir la amigdalitis viral es importante lavarse las manos con frecuencia, evitar compartir objetos de uso personal y no permanecer mucho tiempo en lugares muy concurridos.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la amigdalitis viral debe ser guiado por un médico general, pediatra u otorrinolaringólogo que se someterá a un examen físico de la garganta para diferenciar si la infección de la garganta es causada por virus o bacterias y puede solicitar análisis de sangre, como el hemograma, para verificar los signos de infección.

Después de examinar la garganta y verificar que es una amigdalitis viral el médico no prescribirá antibióticos, ya que estos sólo se utilizan para matar bacterias en el caso de la amigdalitis bacteriana y no se recomienda utilizar antibióticos sin receta porque las bacterias son resistentes.

En el caso de la amigdalitis viral, el propio cuerpo libera células de defensa para combatir el virus y aliviar síntomas como dolor y fiebre, el médico puede indicar analgésicos y antiinflamatorios como el paracetamol y el ibuprofeno. Además, si la persona tiene amigdalitis repetida, se puede indicar una cirugía para la extirpación de las amígdalas, llamada amigdalectomía.

Tratamiento natural para la amigdalitis viral

Algunas medidas para mejorar los síntomas de la amigdalitis viral se pueden realizar en casa, tales como:

  • Coma alimentos blandos como sopas y caldos;
  • Beber una gran cantidad de agua, más de 2 litros por día;
  • Chupar pastillas para la garganta irritada;
  • Mantenerse en reposo, evitando actividades físicas intensas;
  • Estar en ambientes amplio y húmedo.

Otras recetas caseras también se pueden hacer para aliviar la amigdalitis viral como hacer gárgaras de sal con agua tibia de 2 a 3 veces al día y tomar té de limón con jengibre, por ejemplo.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la amigdalitis son muy raras y generalmente ocurren en casos donde es causada por bacterias, sin embargo, en personas con baja inmunidad o niños muy pequeños pueden ocurrir por virus que están causando la propagación de la amigdalitis y causan otros infecciones, como en el oído.

También puede ocurrir fiebre escarlata, que conduce a la formación de manchas rojas en el cuerpo, y fiebre reumática, que causa inflamación en varias áreas del cuerpo que conduce a dolor en las articulaciones y erupciones en la piel.