Propiedades  y beneficios del Gomasio y como se hace

El gomasio o sal de sésamo es un condimento japonés muy fácil de elaborar que aporta un sabor exquisito a nuestros platos y numerosos nutrientes saludables para el organismo. Descubre cómo hacerlo y cómo utilizarlo.

El gomasio es un condimento japonés a base de semillas de sésamo y sal marina, muy sencillo de elaborar, que aporta proteínas, ácidos grasos esenciales, fibra, calcio, hierro y otros oligoelementos imprescindibles para el organismo, el cual se utiliza para acompañar todo tipo de platos, desde arroces y pastas, hasta ensaladas y sopas, pasando por todo lo que nos podamos imaginar.

Cómo se prepara el gomasio

Hay diferentes maneras de prepararlo y todas muy sencillas. Se hace con el suribachi, un mortero japonés (con estrías), con la diferencia que la base tiene rayas que al surikogi.

Lo Necesario 

  • Una sartén
  • Semillas de sésamo crudas
  • Sal marina sin refinar
  • Un recipiente de vidrio con cierre o tapa hermético para guardar el gomasio
  • Un mortero japonés (con estrías)

semillas de sésamo

Primero pon siete cucharaditas de semillas de sésamo en una sartén sin aceite. Caliéntalas a fuego lento hasta que se doren ligeramente o hasta que empiecen a saltar como si fuesen palomitas, (moviéndolas continuamente para que se tuesten todas por igual).

Luego Échalas al mortero japonés para abrirlas, pero procura no des hacerlas o molerlas demasiado. Haz movimientos circulares en ambos sentidos en forma de espiral. La idea es de no triturarlas, sino solo abrir las semillas, ya que si no se abren pasarán por el aparato digestivo sin ser metabolizadas y saldrán como han entrado sin que puedas absorber sus muchos nutrientes.

Sal marina

Echa una cucharadita (de café) de sal marina sin refinar en la sartén y caliéntala igual que hiciste con las semillas, es decir, a fuego lento y sin aceite.

después ve añadiendo la semillas de sésamo.

Propiedades  y beneficios

Las propiedades del gomasio a nivel nutricional son todas las del sésamo, añadiendo que al estar molido es mucho más absorbible que en semilla entera.

Podemos destacar que el sésamo es una enorme fuente de calcio. Por cada 100 gramos de sésamo que consumamos en el gomasio obtendremos 670 mg de calcio. Para que nos hagamos una idea de lo que esto es, pues la misma cantidad de leche de vaca, la cual no contiene tanto calcio como creemos, tiene solo 125 mg de calcio.

Otro mineral en el que destaca el sésamo y por ende el gomasio es el hierro, del cual contiene nada menos que 10 mg por cada 100 gramos de semillas. Para comparar en este caso también, las lentejas, una enorme fuente vegetal de hierro, contiene 3,3 mg de este mineral por cada 100 gramos, o la carne 1,2 mg por cada 100 gramos.

Otras de las propiedades destacables del gomasio son los ácidos grasos esenciales, así como otros oligoelementos, proteínas y fibra, así como propiedades antioxidantes y vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B9), todas muy importante para la metabolización de nutrientes y diversas funciones orgánicas, vitamina E y vitamina K.

  • Salud ósea. Contiene gran cantidad de calcio, la salud de los huesos se verá beneficiada por el consumo regular de gomasio en nuestra dieta.
  • Anemia. El gomasio contiene hierro que ayuda a combatir la anemia.
  • Antioxidante. Gracias a la vitamina E, es un buen complemento antioxidante, para contrarrestar el daño celular y la acción de los radicales libres.
  • Embarazo. Contiene gran cantidades de hierro y calcio, así como las vitaminas B, principalmente la B9 o ácido fólico, el gomasio es un condimento ideal para una dieta equilibrada durante el embarazo y la lactancia.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones a personas con hipertensión, diabetes o insuficiencia renal podrían consumir su propio gomasio pero muy bajo en sal, o directamente sin ella, por su altos contenidos de calorías y sal.