Propiedades y beneficios del aceite esencial de lavanda para la salud

El aceite de lavanda es probablemente uno de los aceites esenciales más utilizados en aromaterapia y otros usos. El mismo aceite se obtiene de la planta de lavanda, cuyo nombre científico es Lavandula angustifolia.

Esta planta crece en muchas regiones del mundo en la actualidad, lugares donde abunda el clima y hábitat ideal para su crecimiento: mucho sol, montañas y rocas.

Propiedades del aceite esencial de lavanda

Como en otros aceites esenciales, el aceite de lavanda tiene una variedad de beneficios que aporta, entre los que podríamos destacar son:

  • Antiinflamatorias (prevenir o disminuir la inflamación de los tejidos)
  • Antifúngicas ( sustancia que tiene la capacidad de evitar el crecimiento de algunos tipos de hongos)
  • Antibacterianas (eliminar agentes bacterianos)
  • Antimicrobianas (elimina o inhibe el crecimiento de microorganismos)
  • Antidepresivas (Utilizado para tratar los trastornos depresivos mayores)
  • Antisépticas (sustancias antimicrobianas que se aplican a un tejido vivo, reducir la posibilidad de infección)
  • Antiespasmódicas (disminuir los efectos de un espasmo no deseado)
  • Analgésicas (reducen o alivian los dolores de cabeza)
  • Sedantes (sustancia química que deprime el sistema nervioso central)

Cómo usarlo

Baños: Lavarse o bañarse con lavanda tiene efectos relajantes, ya que debido a sus propiedades el aceite esencial de lavanda alivia los músculos, y también es muy útil para combatir el estrés. El origen de la palabra que da nombre a la planta viene del latín “lavare”, que significa lavar.

También se pueden hacer baños de pies. Simplemente echamos unas gotas del aceite esencial en un barreño con agua tibia e introducimos los pies.

Masajes: También por sus propiedades descontracturantes, el aceite esencial de lavanda es muy útil para dar masajes o para darse automasajes en los pies luego de una ardua jornada.

Inhalación: Una de las formas más extendidas de utilizar este aceite es con un vaporizador, De esta manera conseguiremos crear una ambiente que nos hará relajar.

Compresas: Con compresas de algodón se puede aplicar sobre los músculos o donde hayamos sufrido algún golpe.

Para dormir: Una de las maneras de ayudar a conciliar el sueño es utilizar el aceite esencial de lavanda para dormir. Esto lo hacemos colocando unas gotas detrás de las orejas o en la almohada. Esta es una técnica muy efectiva con los niños y niñas pequeñas que están cansadas pero no logran dormirse debido a la excitación o los estímulos del día.

Para la piel: Es muy útil para los problemas de piel o daños a causa de quemaduras, granos o acné y cicatrices o heridas recientes. Para este uso es necesario diluirlo con un aceite portador para no provocar irritación.

Dónde se comprar el aceite esencial de lavanda

El aceite esencial de lavanda se puede comprar en casi todos los herbolarios, en muchas tiendas BIO y prácticamente en cualquier tienda de productos naturales que tenga una sección de aceites esenciales. También en algunas farmacias e incluso en algunos supermercados. Y en tiendas online.

Los precios varían según las marcas, pero es uno de los más baratos, ya que es una planta muy fácil de encontrar y es un producto muy demandado.

Efectos secundarios

En raras ocasiones el aceite esencial de lavanda tiene efectos adversos, que puede provocar alergia o mareos, vómitos y náuseas, sobre todo en inhalación. Otros de los efectos secundarios o contraindicaciones se podrían dar en su utilización por vía tópica. En este caso, se recomienda no aplicar sobre pieles extremadamente sensibles.

No está recomendado para niños pequeños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia o com medicamentos sedantes.