Principales diferencias nutricionales de la Leche materna y la leche de vaca para los bebés

Los padres siempre están interesados en alimentar a los niños pequeños. Incluir alimentos saludables en la dieta, o saber qué alimentos no son recomendables para los pequeños, es crucial para su desarrollo y salud. Más aún cuando todavía son bebés. En este caso, se suele aconsejar a las madres que pretenden alimentar a sus bebés con leche de vaca que no lo hagan y que opten por la lactancia materna (o incluso con leche artificial). Muchas madres siguen este consejo, sin saber las principales diferencias nutricionales entre la leche materna y la leche de vaca.

Diferencias nutricionales entre la leche de vaca, la de fórmula y la materna

La leche ideal para un bebé es la leche materna, por lo que es mejor dar el pecho siempre que sea posible. Sin embargo, siempre hay que evitar ciertos alimentos que están prohibidos durante la lactancia, como el alcohol y ciertos pescados.

Proteínas no alergénicas

Una de las diferencias entre la leche de vaca y la leche humana es que la leche de vaca contiene beta-lactoglobulina, que no está presente en la leche humana. Esta proteína es un potente alérgeno para los bebés y es muy resistente al proceso digestivo. Por lo tanto, es más probable que entre en los intestinos del bebé sin ser completamente digerido. De hecho, la leche de vaca no se recomienda hasta al menos los 12 meses de edad.

La leche materna contiene menos caseína, lo que hace que la leche se deposite en pequeños grumos en el estómago. También contiene otras proteínas que ayudan al bebé a digerir y absorber las grasas y tienen un efecto bactericida.

Carbohidratos

El principal carbohidrato de la leche materna es la lactosa, más abundante que en la leche de vaca. Este azúcar se convierte en ácido láctico, que ayuda a la absorción de calcio, hierro, fósforo y otros minerales. Su concentración se mantiene inalterada a pesar de los cambios en la dieta y las condiciones nutricionales de la madre.

Otros azúcares de la leche materna (oligosacáridos) estimulan el crecimiento del Lactobacillus bifidus, una bacteria que crea un entorno intestinal ácido necesario para inhibir el crecimiento de ciertos microorganismos patógenos.

Lípidos

Los lípidos son la principal fuente de energía que la leche natural proporciona al bebé. El contenido en lípidos varía considerablemente de una mujer a otra.

= Entre una toma y otra de leche: es más abundantes a última hora de la mañana y primera de la tarde.
= Durante la misma toma de leche: la última parte de la toma de leche contiene cuatro veces más grasa y la cantidad aumenta incluso durante la lactancia.

La leche materna suele contener más grasa que la de vaca y más ácidos grasos insaturados, que son importantes para el desarrollo del sistema nervioso. Por otra parte, la leche materna contiene más colesterol, lo que reduce la síntesis del mismo.

Vitaminas

La leche materna contiene vitaminas en las concentraciones más adecuadas para el bebé, a excepción de la vitamina D, para la que existen suplementos con receta médica.

Minerales

En comparación con la leche de fórmula, la leche materna contiene menos minerales, especialmente sodio, para no forzar los riñones del bebé.

El calcio y el hierro son más bajos, pero la absorción es mejor debido a la acidez de los intestinos.

Tipos de leche materna

Existen cuatro clases de leche materna y distintas composiciones.

Pre-natal o antes del nacimiento.

El primer tipo de leche que puede segregarse (a partir de la semana 16 de embarazo), llamado calostro, es rico en hierro, proteínas, inmunoglobulinas, ácidos grasos, sodio, cloro y magnesio.

Calostro

El calostro es un líquido amarillento rico en minerales, proteínas y vitaminas A, D, E y K. El calostro se segrega durante los últimos días del embarazo y durante cuatro días después del parto.

Puede ser escaso al principio, pero aumenta a medida que el bebé se amamanta.

Leche de transición

Se produce entre el quinto y el décimo día después del nacimiento. Es rico en grasa, lactosa y vitaminas hidrosolubles.

Leche madura

La leche madura empieza a fluir a partir del décimo día y la toma el bebé hasta el final de la lactancia. Es muy saludable y contiene grasas, minerales, proteínas, vitaminas e hidratos de carbono, así como un 88% de agua.

Los beneficios de la lactancia materna

Los conocimientos actuales demuestran que la leche materna contiene al menos un centenar de elementos que no están presentes en sus sustitutos (leches de formula), aunque su composición nutricional sea muy buena.

Principales beneficios:

La leche materna es un alimento específico que contiene energía y nutrientes en las proporciones adecuadas para el crecimiento del bebé. Asegura una buena regulación del apetito.
La lactancia materna ayuda a reducir la hemorragia posparto y a que el útero recupere su forma y tamaño originales más rápidamente.
♦  La lactancia materna ayuda a las madres a recuperar el peso que tenían antes del embarazo, ya que convierte la grasa almacenada en el cuerpo durante la gestación en energía para la producción de leche.
♦  La leche materna puede prepararse en cualquier lugar y a la temperatura adecuada, y como va directamente del pezón a la boca del bebé, no necesita ser procesada ni contaminada con gérmenes ambientales.
♦  Así se ahorra tiempo y la necesidad de comprar leche artificial y preparar biberones.
♦  Es la forma más barata de alimentar al bebe.
♦  Refuerza el vínculo entre madre e hijo.

//