Principales causas de retención de líquidos y que hacer

La retención de líquidos corresponde a la acumulación anormal de líquidos dentro de los tejidos del cuerpo, siendo más frecuente en mujeres durante la menstruación o el embarazo.

Aunque normalmente no representa un riesgo para la salud, la retención de líquidos puede ser bastante incómoda para la persona, ya que a menudo se nota a través de la hinchazón que puede aparecer en la cara, las piernas y la espalda.

Sin embargo, la aparición de retención de líquidos puede ser un signo de enfermedad y por lo tanto, es importante que la persona consulte al médico general para que se realicen pruebas y se identifique la causa de la retención, con un tratamiento específico indicado.

Cómo saber si es retención de líquidos

La retención de líquidos se puede percibir por la hinchazón de una o más partes del cuerpo, siendo más frecuente en la cara, el abdomen, las piernas, los brazos y la espalda. Además, es común que la retención de líquidos disminuya la cantidad de orina producida y liberada por día.

Una forma de saber que se trata de retención de líquidos es presionar el punto inflamado durante aproximadamente 30 segundos, si la región está marcada es una indicación de que hay una acumulación de líquido en el punto. La retención de líquidos es muy común en las mujeres durante la menstruación y se nota al aumentar el volumen abdominal. Sin embargo, a medida que pasa el ciclo menstrual, la mujer elimina el exceso de líquido acumulado de forma natural.

Principales causas

Aunque es común que ocurra durante la menstruación y el embarazo, la retención de líquidos puede ocurrir debido a otros factores como:

  • Comida rica en sal;
  • Disminución de la cantidad de líquidos consumidos diariamente;
  • Permanecer en la misma posición durante mucho tiempo;
  • Uso de algunos medicamentos, incluidos los anticonceptivos;
  • Períodos de gran variación hormonal;
  • Problemas de riñon;
  • Enfermedades del HIGADO;
  • Problemas cardíacos;
  • Cambios en la función tiroidea.

En caso de que la retención de líquidos se acompañe de otros síntomas, como latidos cardíacos alterados, pérdida de cabello y debilidad excesiva, es importante consultar al médico para identificar la causa y comenzar el tratamiento.

Retención de líquidos en el embarazo.

La retención de líquidos en el embarazo es un síntoma normal, ya que durante el embarazo hay un aumento en la producción de la hormona relaxina que causa la dilatación de los vasos sanguíneos y provoca hinchazón en las piernas y los tobillos, principalmente.

Esto se debe a que cuando la sangre llega a las piernas no puede regresar al corazón tan fácilmente, estimulando la acumulación de líquidos en el espacio entre las células, lo que causa la hinchazón.

Por lo tanto, para evitar la retención de líquidos durante el embarazo, las mujeres deben descansar mucho durante el día, hacer ejercicios regulares con las piernas y elevar las piernas por la noche.

Que hacer para no retener.

Para evitar la retención de líquidos, es importante que la persona adopte algunos hábitos, como beber al menos 2 litros de agua al día, practicar actividad física de manera regular, reducir la cantidad de sal consumida diariamente y levantar las piernas al final del día. y evite estar parado o sentado demasiado tiempo.

Además, una forma de promover la eliminación del líquido acumulado es a través del drenaje linfático, que es un tipo de masaje que promueve la conducción de los líquidos acumulados a los vasos linfáticos, lo que ayuda a desinflarse.