Plátano o banana: conoce los 10 beneficios de esta fruta

Plátano o banana conocido también como banano, guineo maduro, guineo, cambur o gualele, una de las frutas más democráticas. y cultivas en más de mil variedades en todo el mundo. Los plátanos pueden cocinarse de muchas maneras, se puede comer crudo y utiliza en recetas, siempre está disponible.

Los nutrientes del plátano

Fuente de hidratos de carbono;
Alto contenido en fibra;
Contiene vitamina C, vitamina B6 y provitamina A;
Rico en minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio y el zinc;
Fuente de compuestos biológicamente activos como fenoles, carotenoides, aminas biógenas y fitoesteroles, que tienen muchos efectos beneficiosos para la salud humana.

Tanto la pulpa como la piel de los plátanos contienen diversos compuestos fenólicos como el ácido gálico, la catequina, la epicatequina, los taninos y las antocianinas. Los plátanos son ricos en compuestos fenólicos y flavonoides.

beneficios del plátano

Alivia el estrés y ayuda a combatir el insomnio

Los plátanos contienen aminas biógenas como la serotonina, la dopamina y la norepinefrina en su piel y pulpa. Se ha comprobado que los niveles de serotonina en la pulpa del plátano varían de 8 a 50 μg/g (media de 28 μg/g).

La serotonina contribuye directamente al bienestar y la felicidad, mientras que la dopamina desempeña un papel importante en el cerebro y el cuerpo humano como neurotransmisor que afecta significativamente a nuestro estado de ánimo, capacidad de concentración y estabilidad emocional. Por lo tanto, los plátanos son ideales para las mujeres que sufren de estrés y del síndrome premenstrual.

Como los plátanos tienen efectos ansiolíticos y relajantes, también son excelentes para regular el sueño (insomnio) y, por tanto, pueden utilizarse eficazmente a la hora de acostarse.

Ayuda a prevenir la diabetes

Los plátanos verdes, ricos en almidón resistente, un componente cuya función es similar a la de la fibra insoluble (es decir, no se absorbe), pueden tener un efecto beneficioso en el tratamiento de la diabetes de tipo 2.

Esto se debe a que controla los niveles de glucosa e insulina en la sangre.

Ayuda a mantener un sistema digestivo saludable

La biomasa verde de los plátanos también tiene una función prebiótica muy importante. Esto se debe a que la biomasa, al igual que la fibra, no se absorbe en el intestino y favorece la producción de AGCC (ácidos grasos de cadena corta), que son nutrientes esenciales para la producción de bacterias intestinales beneficiosas, importantes para un sistema inmunitario y digestivo sano.

Refuerza el sistema inmunitario y ayuda a prevenir enfermedades.

Además de los efectos positivos sobre la flora intestinal mencionados anteriormente, los plátanos son ricos en vitamina C, un antioxidante que ayuda a mantener un sistema inmunitario equilibrado.

También es una fuente de vitamina B6, que favorece la formación (o síntesis) de nuevas células.

Es bueno para el corazón

Comer plátanos a diario ayuda a mejorar la salud del corazón, ya que son ricos en potasio y magnesio. Los estudios publicados muestran que los niveles de potasio pueden afectar a la salud del corazón. Investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB) completaron recientemente un estudio en ratones y encontraron una relación entre la reducción de la ingesta de potasio en la dieta y la calcificación vascular y la rigidez de la aorta.

La rigidez aórtica, comúnmente conocida como «endurecimiento de las arterias«, es un factor de predicción de enfermedades cardíacas.

Además, tanto el potasio como el magnesio son nutrientes esenciales para la función de contracción y relajación de los músculos, por lo que pueden tener un efecto positivo para regular mejor la contracción del músculo cardíaco.

Es un aliado de la actividad física.

Para quienes hacen ejercicio, los plátanos son una excelente fuente de carbohidratos y fibra, y además contienen potasio, que es uno de los factores que ayudan a prevenir los calambres.

Los plátanos ayudan a reducir la oxidación de los ácidos grasos y promueven la formación de compuestos fenólicos, que aumentan la capacidad antioxidante. Como promueve directamente los nutrientes asociados a la contracción y relajación muscular, también puede ser esencial para los profesionales del ejercicio para prevenir lesiones y formar parte de una dieta que ayude a prevenir los calambres.

Los plátanos no son grasos y pueden formar parte de una dieta para perder peso.

Los plátanos no engordan. Los nutricionistas creen que ningún alimento tiene este poder. El problema es la exageración. No se debe comer demasiado, ya que todo en grandes cantidades conduce a un aumento de peso.

El contenido calórico de los plátanos es bajo en relación con sus beneficios, ya que una media de 100 gramos de plátanos contiene

–  Grasa: 0,27 g ;
–  Calorías: 95 kcal;
–  Sodio: 1 mg;
–  Colesterol: 0 mg;
–  Fibra: 2,55 g;
–  Carbohidratos: 20,8 g
–  Azúcar: 17,57 g
–  Proteínas: 1,05 g ;
–  Vitaminas: A, B y C ;
–  Calcio: 7,3 mg;
–  Hierro: 0,6 mg.

Puede ayudar a superar la ansiedad y la depresión

Debido a su alto contenido en triptófano, tiene una excelente y a veces poco investigada función para ayudar a controlar la ansiedad y la depresión.

El triptófano es un aminoácido esencial que aumenta la producción de serotonina en el sistema nervioso central.

La serotonina es un importante neurotransmisor que regula el estado de ánimo, el apetito y el sueño, por lo que suele utilizarse para tratar la depresión o la ansiedad.

Promueve la salud de los huesos

Los plátanos, especialmente los verdes, contienen fructooligosacáridos. Esta sustancia se obtiene mediante la hidrólisis de la sacarosa por la enzima inulina o fructosiltransferasa.

Se utilizan por sus propiedades prebióticas y posiblemente por su dulzor. Esta sustancia favorece la absorción de nutrientes importantes, como el calcio y el magnesio, por lo que se asocia al fortalecimiento de los huesos y a la mejora de la densidad ósea en el cuerpo humano.

La investigación sigue en curso: puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer.

En un estudio sobre pacientes con síndrome de Lynch (una enfermedad genética que aumenta el riesgo de padecer ciertos cánceres), se administró a los pacientes 30 g de almidón resistente durante cuatro años y luego se les hizo un seguimiento durante otros diez años.

El almidón resistente es una sustancia que se encuentra en unos 100 g de plátanos crudos.

Los resultados mostraron que estos pacientes eran menos propensos a desarrollar cánceres no colorrectales, en particular cánceres gastrointestinales superiores, en comparación con el grupo de placebo que no recibió este almidón.

Por lo tanto, este estudio sugiere que 30 g de almidón resistente al día pueden tener un efecto protector contra el cáncer no colorrectal en pacientes con síndrome de Lynch.

//