Para que sirve el aceite de macadamia y como usarlo

El aceite de macadamia es el aceite que se puede extraer de la macadamia y tiene en su composición ácido palmitoleico, también conocido como omega-7. Este ácido graso no esencial se puede encontrar en la secreción sebácea natural de la piel, especialmente en bebés, niños y adolescentes, siendo necesario reponerlo mediante la alimentación con el avance de la edad.

La macadamia es un tipo de nuez muy sabrosa, rica en grasas monoinsaturadas con un alto contenido en fibra y vitamina B1, que cuando se consume con moderación ayuda a disminuir los niveles de colesterol en el organismo. Esta es una fruta muy nutritiva y calórica, ya que 1 taza de macadamia contiene aproximadamente 1,000 calorías. Además, tiene propiedades antioxidantes que ayudan a combatir el envejecimiento.

Origen del aceite de macadamia

El aceite de macadamia proviene de un fruto conocido como nueces de macadamia. Este fruto proviene de un árbol del mismo nombre, el cual es originario de la zona este de Australia.

El cultivo del árbol de macadamia inició gracias a los colonos ingleses que llegaron a la zona a finales del siglo pasado. Luego, el cultivo de este árbol llegó hasta la tierra hawaiana, donde se pudo desarrollar con más éxito.

En la actualidad sigue siendo Hawái uno de los lugares donde es más abundante el cultivo del árbol de macadamia, aunque Costa Rica también tiene una gran parte de la producción a nivel mundial.

Beneficios y propiedades del aceite de macadamia

Para que sirve el aceite de macadamia

El aceite de macadamia se utiliza para mejorar la salud de la piel, especialmente en personas mayores, dejando la piel más joven y bella. Además, cuando se consume con moderación este aceite también ayuda a reducir los niveles de colesterol, ya que es rico en grasas saludables.

Para disfrutar de los beneficios del aceite de macadamia, solo use 1 cucharada de este aceite para regar la ensalada o sopa.

Cómo usar

Además de usarse en alimentos, este aceite también se puede usar para hidratar y proteger el cabello, disminuir el frizz y prevenir las puntas abiertas. Además, este aceite deja el cabello más brillante y elástico y facilita el desenredado.

El aceite de macadamia es un emoliente e hidratante natural y por lo tanto es ideal para suavizar el cabello como para hidratar la piel seca y las cutículas deshidratadas.

Además, cuando sea necesario, también se puede utilizar para proteger el cabello de los productos químicos, ya que el cabello y el cuero cabelludo lo absorben rápidamente.