Melisa o Toronjil: propiedades y beneficios para la salud

La melisa o toronjil llamado así en otras partes, Melissa officinalis, se revela como uno de los principales recursos herbarios para tratar los estados nerviosos y los problemas de la ansiedad, la depresión, la tensión nerviosa y los malestares digestivos.

Sus propiedades ya eran ampliamente conocidas desde la antigüedad, destacando su eficacia para tratar la disentería, para purificar la piel y curar llagas y golpes, e incluso como un buen antídoto contra la mordedura de alacrán y de serpiente.

Cómo es la melisa y dónde se encuentra

La melisa pertenece a la familia de las labiadas, como la menta, el tomillo, el orégano o la salvia, y como todas ellas merece ser reconocida como una planta aromática y medicinal. Es una planta herbácea de apenas un metro de alto, erecta, de hojas ovadas, con los márgenes muy dentados y los nervios muy marcados. Las flores son enanas, de color blanco, reunidas en verticilos en las axilas de las hojas.

La Melisa es una plantas de aroma y sabor más agradable de entre todas las que puedes adquirir en un herbolario. Con sólo rozarla, y más aún si la refriegas con las manos, verás que emana una fragancia intensa, penetrante, que recuerda a la menta, pero también a la naranja, un aroma y sabor que se define como cítrico y refrescante.

Tomada sola en infusión, aporta una agradable sensación en el paladar, y muchas veces los herbolarios la incluyen en formulaciones mixtas con otras plantas de sabor amargo o insípido para mejorar el sabor general de la misma.

Es una planta bastante común, que encontramos en herbazales húmedos, riberas, orlas vegetales de bosques próximas de fuentes y manantiales. Puede estar mezclada con las ortigas, por lo que debes ir con cuidado para no confundirte si decides cosecharla.

Usos medicinales de la melisa

La melisa se utiliza actualmente para tratar la agitación nerviosa, el insomnio, problemas gastrointestinales, cólicos menstruales y espasmos urinarios. Se piensa que esta hierba contiene sustancias químicas que relajan los músculos, especialmente en la zona de la vejiga, el estómago y el útero. Al consumirla se dice que calma los calambres, gases y náuseas.

La Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia, amplía el uso interno de la melisa para la tensión, la ansiedad y el tratamiento sintomático de los trastornos digestivos, como los espasmos menores, especialmente para el herpes labial.

El té de toronjil o melisa, aprueba su consumo para los trastornos nerviosos del sueño y del tracto gastrointestinal, también para estimular el apetito.

Otras propiedades y beneficios

Entre las propiedades que se le atribuyen podemos nombrar: antibacteriano, antioxidante, antiespasmódico, antiviral, aromático y carminativo. Es también un estimulante cerebral, diaforético, digestivo, emenagogo, febrífugo, reparador nervioso, espasmolítico, sedante leve y tónico.

Esta hierba está indicada para: Amenorrea, ansiedad, calmando los nervios, fatiga crónica, resfriados, herpes labial, cólicos, depresión, mareos, fiebres, molestias gastrointestinales, enfermedad de Graves, dolores de cabeza, virus del herpes, hipertensión, hipotiroidismo, insomnio, calambres menstruales, claridad mental y concentración, náuseas alivio, agitación nerviosa, síndrome neurocardíaco, dolor al orinar, palpitaciones, fobias, relajación, culebrilla, problemas para dormir, malestar estomacal, infecciones virales, heridas.

Siempre se debe consultar con un médico antes de comenzar a tomar en forma habitual esta hierba, considerando que puede tener contraindicaciones.

Cómo prepararlo

La melisa o toronjil puede consumirse en forma de tés, infusiones o incluso en postres, siendo fáciles de preparar y muy sabrosos.

Té de toronjil

Para preparar el té de toronjil, se aconseja emplear solo sus hojas, tanto secas como frescas, pues es la parte de la planta que contiene todas las propiedades beneficiosas para la salud.

Ingredientes

3 cucharadas de hojas de toronjil;
1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación

Añadir las hojas de toronjil en el agua hirviendo, tapar y dejar reposar durante algunos minutos. Luego, colar y beber de 3 a 4 tazas de este té al día.

Posibles efectos secundarios

Debido a que existe muy poca información sobre el efecto que puede provocar la ingestión de esta hierba, en una mujer embarazada, durante la lactancia y en niños pequeños, no se recomienda en estos casos consumir melisa.

Cuando la melisa se toma conjuntamente con otros medicamentos recetados o sin receta que provocan somnolencia, los efectos pueden ser exagerados. Por lo que la combinación puede ser peligrosa y en algunos casos puede provocar deterioro mental.

Tampoco es conveniente mezclar algunas hierbas, ya que pueden causar una sedación extrema. La melisa no se debe mezclar con las siguientes hierbas: hierba gatera, lúpulo, kava de San Juan y Valeriana.

A causa de sus efectos potenciales sobre la utilización de la hormona tiroidea, la melisa puede inferir con el tratamiento para el hipertiroidismo (exceso de hormona tiroidea).

//