Medicamentos para bajar de peso, como usarlos y cuándo pueden ser peligrosos

Los medicamentos para bajar de peso son eficaces, ya que pueden actuar inhibiendo el apetito, promoviendo la sensación de saciedad o no absorbiendo la grasa que se ingiriera, sin embargo para que la pérdida de peso sea efectiva a largo plazo es importante que el remedio se utilice de acuerdo con la recomendación del médico, de lo contrario hay un mayor riesgo de dependencia química y efecto acordeón(efecto rebote),

Cuando es peligrosos los remedios para bajar de peso

Los medicamentos para bajar de peso son un riesgo para la salud cuando se usan sin indicación médica o de manera diferente a lo indicado por el médico. Esto se debe a que cuando se utilizan mal puede resultar en dependencia química, efecto acordeón y efectos secundarios no deseados como cambios gastrointestinales, insomnio y alteraciones cardíacas, por ejemplo.

Además, otros peligros del uso indebido de medicamentos para bajar de peso son:

  • Sensación de boca seca;
  • Ansiedad;
  • Depresión;
  • Estreñimiento o diarrea;
  • Cambio de ritmo cardíaco;
  • Hipertensión pulmonar;
  • Náuseas;
  • Anemia.

Los medicamentos para bajar de peso generalmente son indicados por el médico cuando la persona no puede bajar de peso incluso con ejercicio regular y práctica de alimentación saludable,

Actualmente, los remedios para bajar de peso pueden actuar de 3 maneras diferentes: inhibiendo el apetito, aumentando la sensación de saciedad o no absorbiendo la grasa consumida. El tipo de remedio que se va a utilizar depende del cuerpo, estilo de vida y el peso de la persona que se le recomienda perder, por lo que el uso de medicamentos debe ser indicado por el médico.

Cuando se indican

Los medicamentos para bajar de peso deben ser indicados por el endocrinólogo, y por lo general se indica en el caso de personas que incluso con la práctica de ejercicios y cambio en los hábitos alimenticios no pérdida de peso como se desee, y esto puede estar relacionado con disfunciones hormonales.

El médico también puede indicar el uso de medicamentos en caso de obesidad, especialmente cuando está relacionado con otros problemas de salud, como diabetes y alteraciones cardiovasculares, que pueden poner en peligro la vida de la persona.

En general, la recomendación del uso de medicamentos para bajar de peso ocurre cuando la persona:

  • Tiene Un IMC mayor que 30, que se considera obesidad, y no puede perder peso con una dieta adecuada y ejercicio;
  • Tiene IMC mayor de 27 y problemas de salud relacionados con el sobrepeso como la diabetes, colesterol o presión arterial alta y no puede perder peso con dieta o ejercicio.

Antes de indicar el medicamento para bajar de peso, el médico hace una evaluación de la historia clínica de la persona, los posibles efectos secundarios de la droga y las posibles interacciones del medicamento con otros medicamentos que la persona puede estar tomando.

Los remedios que se pueden indicar actúan típicamente mediante el aumento del metabolismo y la quema de grasa, reducir la absorción de grasa en el intestino y disminuir la retención de apetito y líquidos.

Sin embargo, incluso si los remedios son efectivos, es necesario que, además del seguimiento médico, la persona realice actividad física regularmente y preferiblemente, acompañada de un entrenador personal, y que tenga una alimentación saludable.

Esto se debe a que el uso aislado de la droga puede no tener resultados definitivos(efecto rebote), es decir, la persona puede volver a engordar después de la interrupción del uso de la droga.

Además, para evitar que el aumento de peso suceda después de detener el uso de la droga, es importante que la persona deje de tomar gradualmente y de acuerdo con la guía del médico.

Cómo bajar de peso sin tomar medicamentos

El uso de medicamentos y o la realización de cirugía esto sólo debe ser una opciones para bajar de peso.

La pérdida de peso sin tomar medicamentos se puede lograr realizando actividad física de forma regular y a través de una dieta equilibrada y saludable bajo la dirección del nutricionista, porque de esta manera es posible que el plan alimentario se haga de acuerdo con el características y objetivos de la persona.

Es importante que la actividad física vaya acompañada de un profesional de la educación física, especialmente si la persona tiene obesidad mórbida o es muy sedentaria, ya que algunos tipos de ejercicios pueden dañar las articulaciones.

En estos casos, se puede indicar caminar, ya que tienen menos impacto en las articulaciones y son suficientes para mejorar la circulación sanguínea y estimular la quema de calorías. Además de caminar otros ejercicios, como aeróbicos acuáticos y culturismo, por ejemplo.

En cuanto a los alimentos, es importante evitar los alimentos muy grasos y grandes cantidades de carbohidratos. Es normal que los primeros días de dieta sean más difíciles, ya que la persona está en un período de adaptación.