Los 6 síntomas y causas mas comunes de una infección urinaria

Los síntomas clásicos de una infección urinaria son dolor o ardor al orinar, micción frecuente, orina muy oscura y de fuerte olor. Estos síntomas pueden variar considerablemente de una persona a otra y según el lugar del sistema urinario en el que se encuentre, que puede ser la uretra, la vejiga o los riñones.

En general, una infección urinaria está causada por las bacterias del intestino que llegan al sistema urinario. Por lo tanto, es más común en las mujeres debido a la proximidad del ano y la uretra.

6 síntomas comunes de una infección urinaria

* Dolor o ardor al orinar ;
* Sensación de pesadez en la vejiga
* Necesidad frecuente de orinar
* Orinar poco
* Orina muy oscura y de fuerte olor
* Temperatura baja constante.

Además, en los casos graves, es frecuente la presencia de sangre en la orina.

El tratamiento de la infección urinaria debe ser dirigido por un urólogo o un médico de cabecera y suele incluir la administración de antibióticos, ya que, si no se trata correctamente, puede extenderse a los riñones, constituyendo una complicación más grave.

 Tipos de infecciones urinarias

Los síntomas de una infección urinaria pueden variar según el tipo de infección y el lugar afectado:

Uretritis: infección de la uretra.

La uretritis se produce cuando las bacterias infectan sólo la uretra, causando inflamación y síntomas como:

* Necesidad frecuente de orinar ;
* Dificultad para comenzar a orinar;
* Dolor o ardor al orinar;
* Secreción amarillenta de la uretra.

En estos casos, es aconsejable consultar al médico para iniciar un tratamiento con antibióticos para eliminar las bacterias de la uretra. Sin embargo, es necesario mantener la zona íntima limpia y seca y aumentar la ingesta de agua.

Cistitis: infección de la vejiga

La infección de la vejiga es la forma más común de infección del tracto urinario. Se produce cuando las bacterias son capaces de atravesar la uretra y entrar en la vejiga, provocando una infección del tracto urinario:

* Necesidad urgente de orinar, pero en pequeñas cantidades;
* Sensación de ardor al orinar;
* Sangre en la orina;
* Orina turbia con un olor fuerte y desagradable
* Dolor abdominal o pesadez en el bajo vientre
* Fiebre de hasta 38ºC.

Es aconsejable consultar a un urólogo o a un médico de cabecera en cuanto aparezcan uno o varios de estos síntomas, con el fin de iniciar un tratamiento adecuado con antibióticos para evitar que la infección llegue a los riñones.

Si experimenta dolor de espalda, fiebre de más de 38ºC o vómitos, debe acudir a urgencias inmediatamente.

Pielonefritis: infección renal

La mayoría de las infecciones del tracto urinario sólo afectan a la uretra o la vejiga, pero en casos graves las bacterias pueden llegar a los riñones y causar una infección más grave:

* Fiebre superior a 38,5°C ;
* Dolor intenso en el estómago, la espalda o la ingle;
* Dolor o ardor al orinar
* Orina turbia
* Pus o sangre en la orina
* Necesidad frecuente de orinar.

Además, pueden producirse escalofríos, náuseas, vómitos y fatiga excesiva. En los ancianos, este tipo de infección suele causar confusión incluso antes de que aparezcan otros síntomas.

Si se sospecha de una pielonefritis, es importante acudir inmediatamente al hospital para identificar el problema y comenzar el tratamiento con antibióticos directamente en la vena.

Síntomas de la infección urinaria en los niños y bebés

Identificar los síntomas de una infección urinaria en los niños puede ser difícil porque los bebés y los niños no son capaces de explicar lo que sienten. Sin embargo, los signos más comunes en estos casos son

* Fiebre superior a 37,5ºC sin motivo aparente;
* Llanto al orinar;
* Orina con olor intenso;
* Presencia de sangre en el pañal;
* Irritabilidad constante;
* Disminución del apetito.

Cuando aparezcan estos síntomas, es importante que te pongas en contacto con tu pediatra para que valore la posibilidad de que tu hijo esté desarrollando una infección de orina.

Síntomas de la infección urinaria durante el embarazo

Los síntomas de una infección urinaria durante el embarazo son los mismos que cuando no se está embarazada, y a menudo la mujer puede ser asintomática, y sólo se descubre durante un análisis de orina rutinario.

Durante el embarazo, las infecciones son más frecuentes, debido a la disminución de las defensas inmunitarias y al aumento de las proteínas en la orina, favorecen el crecimiento y el desarrollo de las bacterias.

El tratamiento de las infección urinaria durante el embarazo puede realizarse con fármacos antibióticos que no afectan al embarazo, como la cefalexina y la nitrofurantoína.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la infección del tracto urinario se realiza mediante el examen de la orina. También pueden realizarse otras pruebas, como un cultivo de orina y una prueba de sensibilidad a los antibióticos, para determinar las bacterias implicadas y decidir el antibiótico más adecuado.

En los casos de pielonefritis, pueden ser necesarias pruebas de imagen como la ecografía y la resonancia magnética para identificar posibles complicaciones causadas por la infección urinaria. Estas complicaciones pueden producirse si no se inicia el tratamiento en cuanto aparecen los síntomas y en personas con el sistema inmunitario debilitado, ya que es más difícil conseguirlo.

¿Cuáles son las causas de la infección del tracto urinario?

La causa de la infección urinaria es la entrada de bacterias en el tracto urinario, siendo las más comunes: Escherichia coli (alrededor del 70% de los casos), Staphylococcus saprophyticus, Proteus y Klebsiella y Enterococcus faecalis. Estas bacterias pueden entrar por la uretra, provocando síntomas como dolor en el abdomen, sensación de ardor y necesidad urgente de orinar; cuando continúan hacia arriba, llegando a la vejiga y los riñones, aparecen síntomas como fiebre o escalofríos, así como gotas de sangre en la orina.

¿La infección urinaria es transmisible?

Una infección urinaria no es una enfermedad de fácil transmisión y, aunque la uretra de la persona contenga bacterias, éstas no pueden contagiar a la pareja, pero esto depende del sistema inmunitario de ésta. Es poco probable que las personas sanas se infecten durante las relaciones sexuales, pero el riesgo aumenta cuando el sistema inmunitario está debilitado o bajo.

Tratamiento

El tratamiento se lleva a cabo con los antibióticos indicados por el médico. El tratamiento dura entre 7 y 10 días; es importante tomar el medicamento en la fecha indicada por el médico, aunque los síntomas desaparezcan antes. También es importante beber más agua, ya que cuanta más orina produzca el cuerpo, más fácil será la eliminación de las bacterias a través de la orina.

Cómo evitar las infecciones del tracto urinario

Lo que se recomienda para evitar las infecciones del tracto urinario:

* Lavar la zona genital externa con agua y jabón después de las relaciones sexuales;
* Después de orinar y defecar, limpie siempre la zona íntima de delante a atrás para evitar que las bacterias E. coli, presentes en la zona anal y perianal y principales causantes de las infecciones urinarias, entren en la vagina;
* Vacíe completamente la vejiga cada vez que orine para evitar que la orina residual aumente el riesgo de sufrir una infección;
* Bebe más agua, al menos 1,5 litros de líquido claros al día;
* Seguir una dieta rica en fibra para reducir el tiempo de permanencia de las heces en el intestino, lo que reduce la cantidad de bacterias en el mismo;
* No utilices perfumes ni cremas perfumadas en la zona vaginal, ya que pueden irritar la piel y aumentar el riesgo de infecciones urinarias.
* Mantener la zona vulvar seca en todo momento, evitando el uso de ropa muy ajustada y de compresas diarias para reducir la sudoración en esta zona.

Este consejo debe seguirse a diario, especialmente durante el embarazo, cuando el riesgo de infecciones urinarias es mayor debido a los cambios hormonales y al aumento de peso en la vejiga, que favorece la proliferación de bacterias.

//