¿La leche mejora la inmunidad? Conozca los beneficios que van más allá del calcio

La leche es un alimento completo y esencial para todas las edades, importante desde el desarrollo hasta el mantenimiento de la salud ósea. Además de ser la principal fuente de calcio en una dieta saludable, junto con sus derivados, la leche está compuesta por proteínas, vitamina A, vitamina C y vitamina D, fósforo, potasio y magnesio.

Estos nutrientes ofrecen varios beneficios al organismo; no sólo para los huesos -por el calcio- sino también para el corazón, el cerebro y el sistema inmunitario. Véase más abajo:

Beneficios de la leche

-Refuerza la inmunidad
-Previene la diabetes tipo 2
-Ayuda a la salud cardiovascular
-Ayuda a perder peso
-Previene la osteoporosis
-Mejora el bienestar
-Previene la depresión
-Fortalece los huesos y los dientes.

Además, el consumo de leches fortificadas, con vitaminas, minerales o proteínas es una buena alternativa para cubrir necesidades nutricionales específicas, proporcionando un complemento alimenticio y mejorando la calidad de vida.

Refuerza la inmunidad: el alimento tiene vitamina C y vitamina D, esenciales para el sistema inmunitario. La vitamina D, por ejemplo, puede estimular un aumento de las células de defensa y la producción de sustancias antimicrobianas, que actúan para defender el organismo. La vitamina C es un antioxidante que combate los radicales libres, mejorando la inmunidad y la resistencia del organismo.

La Leche con Vitamina C y D, puede ayudar directamente al sistema inmunológico, responsable de proteger nuestro cuerpo de virus, bacterias, microbios e infecciones. Un solo vaso de leche enriquecida con vitamina C y vitamina D al día es suficiente para ingerir las vitaminas relacionadas con el aumento de la inmunidad. Al fin y al cabo, 200 ml de esta leche aportan el 100% de la recomendación diaria de estas vitaminas para los adultos.

Sólo hay que usar la imaginación a la hora de consumir la leche que puede ayudar a mejorar la inmunidad: se puede consumir pura, añadida a un zumo o con maracuyá.

Previene la diabetes de tipo 2: los estudios indican que la falta de calcio y vitamina D en la sangre aumenta las posibilidades de desarrollar diabetes de tipo 2. Y, como la leche contiene buenos niveles de estos dos nutrientes, puede prevenir la aparición de la enfermedad.

Nos ayuda a perder peso: la leche es rica en proteínas, lo que favorece una mayor saciedad y proporciona energía y mantenimiento muscular al organismo. Por lo tanto, su incorporación a la dieta ayuda a mantener una alimentación equilibrada y a obtener una mejor recuperación muscular después de los ejercicios físicos.

Un buen momento para consumirlo es justo después de la actividad física del día, puede satisfacer las necesidades proteicas del momento de forma sabrosa. ¿Qué tal si mezclas la leche con la fruta de tu preferencia en una deliciosa vitamina?

Fortalece los huesos y los dientes: la leche tiene una alta concentración de calcio, hierro y vitamina C y D, sustancias importantes para la salud de los huesos. Esto se debe a que ayudan al crecimiento y desarrollo de los huesos y también previenen la pérdida de masa ósea.

Previene la osteoporosis: esta enfermedad se produce cuando el cuerpo ya no forma suficiente material óseo nuevo, lo que deja los huesos frágiles y susceptibles de sufrir fracturas. Por lo tanto, el calcio y la vitamina D son esenciales para prevenir el desarrollo de esta enfermedad, ya que contribuyen a la producción de tejido óseo y mejoran la absorción de calcio desde el intestino, respectivamente.

Mejora el bienestar: uno de los aminoácidos de la leche es el triptófano. Es esencial para aumentar la cantidad de serotonina en el cerebro y es responsable de mejorar la sensación de calma y bienestar, relajar los músculos e inducir el sueño.

Un desayuno equilibrado ayuda a mantener el hambre bajo control, contribuyendo al bienestar.

Por ello, la leche es un buen alimento que debe consumirse en la primera comida del día.

//