Formas naturales de aumentar tu nivel de serotonina

Llamada popularmente la «hormona de la felicidad«, la serotonina es una sustancia química producida por el cerebro, más concretamente en el tronco cerebral. Responsable de inhibir una serie de sentimientos negativos, como la agresividad y el mal humor, este neurotransmisor desempeña un papel muy importante en la salud.

Según los estudios, la serotonina también actúa en la regulación de las vías sensoriales del cuerpo, como la vía del dolor. Por lo tanto, puede utilizarse para tratar afecciones como la migraña, previniendo la aparición de dolores de cabeza.

Cuando la producción de esta sustancia está en un nivel bajo, es posible que el individuo presente complicaciones como depresión, trastornos del estado de ánimo, síndrome premenstrual e insomnio. Por lo tanto, mantener un nivel adecuado de serotonina es esencial para el bienestar humano.

La buena noticia es que en los cuadros en los que el paciente no presenta una condición que requiera medicación prescrita por un médico, la hormona puede ser amplificada de forma natural.

Comprueba cómo aumentar la serotonina:

Alimentos

La forma de comer puede afectar directamente al nivel de serotonina en el cerebro. «Para la producción cerebral de serotonina se necesitan ‘materias primas’ (llamadas cofactores) fundamentales para su síntesis, como ejemplos: triptófano (aminoácido), magnesio, calcio (minerales), vitamina B6, ácido fólico (vitaminas)».

Estos nutrientes pueden encontrarse en diferentes alimentos:

-Sandía
-Aguacate
-Papaya
-Leche
-Yogur desnatado
-Nueces de Brasil (de para), nueces y almendras
-Huevos
-Miel
-Avena y centeno

Luz solar

Por ser el máximo responsable de la producción de vitamina D, que actúa en el fortalecimiento de los huesos, el funcionamiento del sistema inmunitario y la regulación del estado de ánimo, el sol también ayuda en la producción de serotonina. Esto sucede porque la vitamina influye en el metabolismo del triptófano, un aminoácido esencial en el cuerpo humano, generando un aumento de la hormona de la felicidad.

Se recomienda tomar el sol de 15 a 20 minutos al día, con los brazos y las piernas al descubierto, sin aplicar protección solar. Para evitar los dañinos rayos UVA, la exposición al sol debe realizarse antes de las 10 de la mañana y después de las 4 de la tarde.

Actividad física

Según un estudio realizado por el National Institute for Health and Clinical Excellence del Reino Unido, el ejercicio físico puede tener efectos antidepresivos y ansiolíticos en el cerebro.

Aunque este resultado se encuentra en diferentes tipos de actividades, la investigación reveló que los ejercicios aeróbicos fueron los más eficaces para producir serotonina. Según los científicos, el aumento del ritmo cardíaco durante la práctica puede elevar los niveles de la hormona en el cerebro, que al asociarse con la producción de endorfina, ayuda a la mejora del estado de ánimo.

Pensamiento positivo

Un estudio canadiense ha revelado que los cambios de pensamiento, ya sean autoinducidos o mediante métodos como la psicoterapia, pueden provocar un aumento de la serotonina. Mediante una técnica de tomografía por emisión de positrones, los investigadores analizaron los niveles de la hormona en los cerebros de los pacientes sometidos a inducción del estado de ánimo positivo.

Los resultados revelaron que los niveles de felicidad declarados estaban positivamente correlacionados con la producción de serotonina, mientras que los sentimientos negativos mostraban un descenso de la hormona en la región de la corteza anterior derecha.

Exposición a la luz

Esta práctica ya se considera un tratamiento estándar para la depresión estacional, muy común en países con clima frío y días más cortos, porque la exposición a la luz es una de las formas de estimular la producción de serotonina. Según una investigación realizada en asociación con un hospital de Melbourne (Australia), el nivel de esta sustancia es mayor durante el día, independientemente de la estación del año.

Otro estudio realizado en mujeres reveló que, al exponerse a la luz brillante, se bloquea la reducción de aminoácidos como el triptófano en el cerebro, lo que demuestra la existencia de una relación entre la luz brillante y el sistema de la serotonina. Por ello, evitar pasar demasiado tiempo en ambientes oscuros puede ayudar a producir la hormona.

Actividades de relajación

El estrés es uno de los responsables de la producción de la hormona cortisol. Cuando no se regula, esta sustancia puede provocar complicaciones como la pérdida de masa muscular, el aumento de la presión arterial y el bloqueo de la producción de serotonina.

Así, la reducción de los niveles de estrés tiene un efecto positivo en la cantidad de la hormona de la felicidad producida por el cuerpo. Actividades como la meditación, por ejemplo, pueden ser una alternativa para mantener la calma y ralentizar el rápido ritmo de la vida cotidiana.

//