Flebitis (Tromboflebitis): qué es, síntomas y cómo se realiza el tratamiento

La flebitis, o tromboflebitis, consiste en la formación de un coágulo de sangre dentro de una vena, que previene el flujo sanguíneo, que causa hinchazón, enrojecimiento y dolor en el sitio afectado. Esta situación se considera una urgencia médica porque puede traer complicaciones como trombosis venosa profunda o embolia pulmonar, por ejemplo.

El coágulo de sangre generalmente se forma en las piernas, siendo muy rara su formación en otras áreas del cuerpo como brazos o cuello. La mayoría de las veces, la tromboflebitis ocurre cuando la persona pasa mucho tiempo sentada en la misma posición, como puede suceder durante un largo viaje, siendo más común en personas que sufren de mala circulación sanguínea.

La tromboflebitis tiene curación, y el tratamiento debe ser guiado por el médico, de acuerdo con la gravedad de cada situación, y el descanso puede ser indicado, el uso de medias elásticas, compresas y medicamentos antiinflamatorios o, si es necesario, medicamentos Anticoagulantes.

Cuáles son los síntomas

La tromboflebitis puede ocurrir en una vena superficial o en una vena profunda, lo que puede influir en el tipo y la intensidad de los síntomas.

  • 1. Tromboflebitis superficial

Flebitis (Tromboflebitis): qué es, síntomas y cómo se realiza el tratamiento
Estos son síntomas de la tromboflebitis superficial:

    • Hinchazón y enrojecimiento en la vena y piel afectadas;
    • Dolor a la palpación de la región.

Al identificar esta situación, se recomienda ir al hospital para que el médico solicite una ecografía con Doppler, para verificar el alcance de la enfermedad y luego indicar el tratamiento.

  • 2. Tromboflebitis profunda

Estos son síntomas de la tromboflebitis profunda:

    • Vena sobretensada;
    • Hinchazón de la extremidad afectada, generalmente de las piernas;
    • Dolor en el sitio afectado;
    • Enrojecimiento y calor en la extremidad comprometida, sólo en algunos casos.

La tromboflebitis profunda se considera una urgencia. Por lo tanto, al identificar algunos de estos síntomas, se recomienda ir al hospital para iniciar el tratamiento lo antes posible, ya que existe el riesgo de que el coágulo sanguíneo se mueva y cause trombosis venosa profunda o embolia pulmonar.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la flebitis siempre debe ser guiado por el médico, y se puede hacer con la administración de anticoagulantes, la realización de masajes con cubos de hielo en la región, elevación de la pierna con soporte de almohada y el uso de medias de compresión elásticas, tales como Calcetines.

El tratamiento está influenciado por la gravedad de los síntomas y el lugar donde tuvo lugar la formación del coágulo.

Tromboflebitis superficial:

El tratamiento de la tromboflebitis superficial consiste en lo siguiente:

  • Uso de medias de compresión elásticas;
  • Aplicación de gasa húmeda en óxido de zinc, para el alivio de los síntomas, ya que actúa como antiinflamatorio local;
  • Masaje con pomadas antiinflamatorias del sitio afectado, como el gel de diclofenaco;
  • Descansar con las piernas altas, con la ayuda de una almohada, realizando movimientos de oscilación de los pies,

Estos ejercicios, así como la posición con las extremidades elevadas, favorecen el retorno venoso por drenaje gravitacional.

Además, también se puede indicar el uso de medicamentos anticoagulantes, para ayudar a deshacer el coágulo, en presencia de coágulos grandes o cuando causan síntomas intensos. En algunos casos, puede ser necesario realizar una cirugía para ligar desde el área afectada y la extirpación de coágulos.

Tratamiento para la tromboflebitis profunda:

Para el tratamiento de la tromboflebitis profunda, el médico puede indicar el uso de anticoagulantes como heparina, warfarina o rivaroxabán, por ejemplo, que disminuyen la formación de trombos, previniendo complicaciones cardíacas o pulmonares.

Después del inicio del tratamiento en el hospital, donde se realizan las pruebas iniciales y se determina la dosis de los medicamentos, el tratamiento puede continuar en el hogar del paciente, y puede durar de 3 a 6 meses, lo que dependerá de la gravedad presentada.

Cuando la persona se va a casa, el médico también puede recomendar el uso de medias de compresión, que ayudan a prevenir la hinchazón y otras complicaciones.

En algunos casos, el médico puede recomendar la realización de una cirugía para extirpar las venas varicosas.