Equimosis: que es, sus principales causas y que hacer

La equimosis es la fuga de sangre de los vasos sanguíneos de la piel que se rompen para formar un área púrpura y generalmente está relacionada con traumatismos, hematomas o efectos secundarios de algunos medicamentos, por ejemplo.

La equimosis puede durar de 1 a 3 semanas, durante las cuales el color cambia de púrpura a amarillo verdoso. La mayoría de las veces, los hematomas no requieren un tratamiento específico, sin embargo, si aparecen con frecuencia, es importante consultar a un médico de cabecera o hematólogo.

El diagnóstico de las causas de la equimosis se basa en pruebas de laboratorio que utilizan el hemograma y la medición de plaquetas y factores de coagulación de la sangre y, en casos de sospecha de fractura ósea, el médico puede solicitar pruebas como radiografías o resonancias magnéticas.

Las principales causas de la equimosis son:

1. Contusión

La principal causa de los hematomas son las contusiones o lesiones que se producen al practicar deporte o en casos de accidentes domésticos, escolares, profesionales o de tráfico. Los hematomas provocan la rotura de los vasos sanguíneos superficiales, provocando la aparición de hematomas y pueden ocurrir en cualquier región del cuerpo.

Qué hacer: por lo general, los hematomas desaparecen espontáneamente, sin embargo, si el área afectada es dolorosa, puede usar compresas frías o hielo en el sitio de la lesión en las primeras 24 a 48 horas y una compresa caliente después de ese período o tomar medicamentos antiinflamatorios como ibuprofeno, por ejemplo. Consulta los remedios caseros para eliminar las manchas moradas de la piel .

2. Cirugías

La equimosis puede surgir en el postoperatorio de cirugía plástica, como liposucción, abdominoplastia o rinoplastia, debido a traumatismos mecánicos en la piel o en cirugías que requieran cortes o incisiones, provocando la rotura de vasos sanguíneos y filtración de sangre en la piel.

Qué hacer: en el caso de cirugías de liposucción o abdominoplastia, el uso de correas de compresión o drenaje linfático reduce la presión en los vasos sanguíneos y ayuda a prevenir la equimosis. Si se realiza una cirugía en la cara, como una rinoplastia, acuéstese con la cabeza más inclinada, por encima de la altura del corazón. En estos casos, aún puede aplicar una compresa fría en el sitio durante las primeras 48 horas para contraer los vasos sanguíneos, reduciendo el sangrado local y la aparición de hematomas. Vea paso a paso cómo hacer el drenaje linfático en casa .

3. Fracturas óseas

Generalmente, al romperse un hueso, el tejido de la piel alrededor del hueso puede romperse, dando lugar a la aparición de hematomas cerca de la fractura. La fractura de la base del cráneo o de los huesos de la cara, por ejemplo, puede dar lugar a la aparición de equimosis periorbitaria en la que aparece la mancha morada alrededor de los ojos, conocida como “signo del mapache”.

Qué hacer: Es importante buscar ayuda médica en caso de sospecha de fractura ósea para inmovilizar la región afectada. Sin embargo, para reducir la hinchazón y el sangrado local, puede levantar la extremidad y aplicar una compresa fría o hielo para prevenir la formación de hematomas y controlar el dolor y la hinchazón.

4. Venas varicosas

En el caso de las varices, también conocidas como varices, la equimosis puede ocurrir por una mayor fragilidad de los vasos sanguíneos, siendo más común en los ancianos u otros factores como estar de pie durante mucho tiempo, la obesidad o el embarazo, por ejemplo.

Qué hacer: Se pueden usar medias de compresión para ayudar a prevenir hematomas y, en los casos más severos, pueden ser necesarias inyecciones donde se dilatan las venas o cirugía con láser. Comprenda mejor cómo se realiza el tratamiento de las varices .

5. Uso de medicamentos

Algunos medicamentos anticoagulantes, como el ácido acetilsalicílico o la warfarina, alteran el tiempo de formación de los coágulos de sangre que son importantes para detener el sangrado y, en casos de golpes y hematomas, pueden aparecer hematomas con mayor frecuencia.

Qué hacer: puede hacer una compresa fría en el lugar para reducir el sangrado y prevenir hematomas. Durante el uso de anticoagulantes, es importante tener un seguimiento médico y análisis de sangre con regularidad para evitar cualquier coagulación sanguínea incontrolada e informar al médico si aparecen hematomas con frecuencia o sin motivo aparente.

6. Plaquetas bajas

Las plaquetas son importantes en la formación del coágulo responsable de detener el sangrado. Cuando hay una disminución en la cantidad de plaquetas, llamada trombocitopenia o trombocitopenia, puede ocurrir equimosis.

Qué hacer: lo ideal es no realizar actividades que requieran esfuerzo o deportes de contacto para evitar la formación de hematomas. En el caso de trombocitopenia ya diagnosticada por el médico, se debe realizar un seguimiento estricto para controlar los niveles de plaquetas. Una dieta rica en ácido fólico y vitamina B12 también puede ayudar a reducir la aparición de equimosis, ya que estos nutrientes aumentan la formación de glóbulos y plaquetas. Consulte la lista de alimentos ricos en vitamina B12 .

Día Mundial de la Hemofilia: una enfermedad ligada al cromosoma X

7. Hemofilia

La hemofilia es una enfermedad rara caracterizada por la deficiencia de factores de coagulación, importantes para formar coágulos y detener el sangrado. En este caso, esta deficiencia puede provocar hematomas con mayor facilidad.

Qué hacer: Evite situaciones que puedan provocar sangrado como el contacto físico y las actividades de impacto, y el uso de medicamentos como el ácido acetilsalicílico o la warfarina, y corticoesteroides como la dexametasona o la betametasona, por ejemplo, para prevenir la aparición de equimosis. En los casos más graves de hemofilia, pueden ser necesarias transfusiones de sangre y, por lo tanto, se debe consultar al hematólogo con regularidad para controlar la hemofilia.

8. Leucemia

La leucemia se produce al disminuir la formación de glóbulos blancos por la médula ósea, lo que interfiere con el funcionamiento normal de la médula ósea y la formación de plaquetas, que pueden provocar sangrado y aparición de hematomas.

Qué hacer: por lo general, los hematomas son un síntoma común de la leucemia. En el caso de hematomas frecuentes, diseminados por todo el cuerpo y sin motivo aparente como hematomas o golpes, se debe buscar ayuda médica para diagnosticar e iniciar el tratamiento, que suele ser quimioterapia.

9. Dengue

El dengue es una infección viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti que puede provocar cambios en la coagulación de la sangre y provocar hematomas.

Qué hacer: Los hematomas suelen ir acompañados de otros síntomas como dolor corporal, fiebre, dolor de cabeza y dolor ocular, por ejemplo, y duran unos 7 días. En caso de sospecha de dengue, conviene descansar y consultar a un médico para realizar análisis de sangre e iniciar el tratamiento que se realiza con analgésicos como paracetamol o antipiréticos como dipirona, por ejemplo, e hidratación.

¿Cuál es la diferencia entre hematoma y hematoma?

La equimosis y el hematoma son dos tipos de hemorragia, caracterizados por sangrado debido a la rotura de vasos sanguíneos. Sin embargo, en la equimosis se produce una rotura de vasos sanguíneos más superficiales en la piel, mientras que en el hematoma hay rotura de vasos más profundos, que pueden llegar a músculos y capas internas, además de formar un bulto en el sitio y provocar dolor.

//