El babear durante el sueño, está relacionado con problemas de salud

La fisiología normal de nuestra respiración es predominantemente nasal. Sin embargo, es común respirar a través de la boca en algunas situaciones rutinarias, como durante las actividades físicas, que necesitamos aumentar el volumen de aire inspirado, o cuando tenemos una nariz congestionada por una gripe o alergia.

¿Por qué respiramos por la boca?

Algunos cambios anatómicos, como la desviación del tabique o el aumento de la adenoides, los cambios en los músculos de la orofaringe (garganta) y los hábitos infantiles, como el chupete y el uso de biberón durante un tiempo prolongado, pueden favorecer la respiración oral o nasal.

En casos de cambios anatómicos, puede ser que el paso de la nariz no sea suficiente para entrar todo el aire que necesitamos. Así que es natural que la persona respire a través de la boca, ya que lo necesita para asegurar su respiración.

En otros casos, la respiración oral está más relacionada con una cuestión de hábito o  en cambios anatómicos. Durante la fase de crecimiento de los niños, por ejemplo, la presión del aire que pasa a través de la cavidad nasal favorece que el cielo de la boca (paladar duro) crezca más recto.

En comparación, las personas que respiran a través de la boca tienen el paladar duro más alto, con un fondo profundo en lugar de más recto. Es decir, la respiración oral en la infancia puede influir en el crecimiento de la mandíbula y la mandíbula, el posicionamiento de la lengua y los dientes, y el tono de todos los músculos orales, faciales y cervicales.

En términos generales, la respiración oral se debe a múltiples factores que no constituyen una enfermedad, sino una situación perjudicial para la calidad de vida.

¿Está bien dormir con la boca abierta?

Una de las formas más sencillas de notar que usted está respirando a través de la boca es durante el sueño. Esto se debe a que, en este contexto, no es raro despertarse con la almohada húmeda de saliva, una clara señal de que la persona está babeando mientras duerme.

Mal aliento

Lo que pocas personas imaginan, sin embargo, es que dormir babeando puede causar algunos cambios incómodos en la vida diaria de la persona. Uno de ellos es el mal aliento, porque el sueño con la boca abierta causa una mayor proliferación de bacterias presentes en la mucosa oral, lengua y dientes, causando halitosis.

Ronquidos

También podemos observar los ronquidos, que se producen cuando la musculatura orofaríngea ha disminuido el tono y obstruye o deja el paso del aire más estrecho. Cuando el aire pasa a través de esta musculatura, causa vibración de la mucosa y esto genera el ruido de los ronquidos.

Apnea del sueño

En casos más graves, la apnea del sueño todavía puede ocurrir, que es cuando se produce la obstrucción del conducto de aire y la persona pasa unos segundos sin respirar. Cuando no se trata, el trastorno puede causar (o empeorar) enfermedades cardiovasculares como arritmia cardíaca, insuficiencia cardíaca e hipertensión.

Cambio de voz

El sueño con la boca abierta también causa aumento de las amígdalas o adenoides debido a la disminución del flujo nasal. Esto, a su vez, puede generar una voz hiponasal (apagado).

Calidad del sueño deteriorada

Otros daños de la respiración oral están relacionados con la calidad del sueño, que trae consecuencias directas a nuestra vida diaria, tales como:

  • Somnolencia diurna
  • Falta de atención y concentración
  • Presencia de ojeras en la cara
  • Masticación ruidoso
  • Aumento de la aparición de caries
  • Disminución del rendimiento físico

Cómo dejar de respirar a través de la boca

Aquellos que respiran a través de la boca, ya sea durante el día o la noche, deben buscar tratamiento para mantener la respiración a través de la nariz. En primer lugar, es necesario hacer una evaluación con un otorrino para evaluar el problema anatómico. Si es necesario, el médico hará el diagnóstico e indicará el tratamiento quirúrgico o farmacológico.

Luego viene el tratamiento de terapia del habla, que se basa en ejercicios para fortalecer la musculatura implicada en la respiración,  Esto sólo se hace después de que se confirma que el paciente es capaz de respirar sólo a través de la nariz, manteniendo la boca cerrada.

En general, después del tratamiento, las funciones orofaciales de la respiración nasal, el habla, la masticación y la deglución mantendrán la musculatura con la fuerza adecuada, y no es necesario mantener los ejercicios para siempre. También se recomiendan los siguientes hábitos:

  • Disminuir el consumo excesivo de alcohol y tabaco
  • Evite el uso de sedantes
  • Incluir la práctica de actividades físicas en la rutina
  • Mantenimiento adecuado del peso
  • Establecer tiempos de sueño regulares
  • Suspenda el uso de sustancias que contengan cafeína y/o nicotina antes de acostarse
  • Tome un baño caliente y trate de relajarse antes de acostarse