Dolor renal o de riñones: causas, sintomas y cómo se trata

El dolor renal (riñónes) puede estar siendo causado por cambios en la función renal, una infección, un quiste, una lesión o un golpe en la zona. Además, el dolor de riñón puede ir acompañado de otros síntomas como fiebre, escalofríos, cambios en el color de la orina, dolor y ardor al orinar, se recomienda consultar al médico si el dolor es frecuente e intenso.

El tratamiento del dolor de riñón depende de la causa. Por tanto, es importante consultar a un médico para que evalúe el problema y prescriba el tratamiento adecuado para usted.

Causas

Las principales causas del dolor de riñón son:

Cálculos renales

Los cálculos renales provocan un fuerte dolor en la parte baja de la espalda, que puede extenderse al abdomen o a los genitales, y también pueden causar dolor al orinar y una orina rojiza o marrón que contiene restos de sangre.

Tratamiento: El tratamiento depende de la naturaleza del cálculo y puede incluir la toma de analgésicos, la modificación de la dieta hasta tratamientos con láser, que rompe los cálculos en trozos más pequeños para que puedan eliminarse más fácilmente con la orina.

Trombosis o isquemia de la arteria renal

La trombosis de la arteria renal es una obstrucción causada por un coágulo de sangre en la arteria que lleva la sangre a los riñones, lo que provoca una isquemia, es decir, que la sangre no llega correctamente al órgano, lo que provoca la muerte de las células y la insuficiencia renal aguda. Es una enfermedad muy rara y difícil de detectar, ya que puede ser asintomática. Si los síntomas aparecen, a menudo se confunden con otras afecciones más comunes porque, además del dolor de espalda, puede haber sangre en la orina y una menor frecuencia urinaria.

Tratamiento: Es importante acudir a un médico para que le haga pruebas en imagen y le dé un diagnóstico.

Problemas con la columna

Los problemas de la columna vertebral, como las malas posturas, los esfuerzos repetitivos, las hernias discales o la inflamación del nervio ciático, pueden provocar dolor en la zona lumbar, donde se encuentran los riñones.

Tratamiento: se debe realizar un examen físico, pedir algunas pruebas de diagnóstico, radiografía de la columna vertebral, si es necesario, para determinar la causa.

hidronefrosis

La hidronefrosis es una enfermedad en la que uno o ambos riñones se hinchan debido a una acumulación de orina que no pasa a la vejiga, lo que provoca síntomas como dolor lumbar, dificultad para orinar, fiebre leve, náuseas y vómitos.

Tratamiento: debe consultarse a un médico para que elimine la orina acumulada y determine la causa, que puede ser un cálculo renal, una infección urinaria grave o un tumor renal.

Pielonefritis

La pielonefritis es una infección de los riñones que puede provocar fuertes dolores lumbares, fiebre, escalofríos, dolor y escozor al orinar, micción frecuente y orina de un fuerte olor.

Tratamiento: Beber mucha agua y antibióticos, medicamentos para aliviar los síntomas.

Lesiones y golpes

Una lesión o un golpe en la espalda, especialmente alrededor de la cintura, puede causar inflamación y dolor en los riñones.

Tratamiento: Poner una botella de agua caliente en la espalda y descansar. también se puede recetar analgésicos o antiinflamatorios si es necesario.

Quiste renal o riñón poliquístico

Los quistes renales son como sacos con líquido en su interior, puede haber uno o varios quistes, en este último caso se denominan riñones poliquísticos. Si son grandes o numerosos, pueden provocar sangre en la orina, dolor lumbar, hipertensión arterial e infecciones urinarias frecuentes.

Tratamiento: El tratamiento debe ser de un nefrólogo y puede consistir en medicación si el quiste es pequeño o una cirugía para extirpar los quistes más grandes.

Cáncer de riñón

El cáncer de riñón no suele causar síntomas, pero en las fases avanzadas de la enfermedad pueden aparecer síntomas como sangre en la orina, dolor en un lado del abdomen y en la parte baja de la espalda, pérdida de peso sin motivo alguno y fatiga.

Tratamiento: El tratamiento debe ser prescrito por un oncólogo, ya que depende del estadio del cáncer y puede incluir cirugía, radiofrecuencia, radiación, inmunoterapia o quimioterapia, y fármacos para aliviar los síntomas.

Dolor de riñón durante el embarazo

El dolor de riñones durante el embarazo suele estar causado por cambios en la columna vertebral debido a la tensión adicional que provoca el peso del bebé. Las mujeres deben acudir a un medico, si sienten un dolor intenso y punzante en la parte baja de la espalda, dolor al orinar, cambios en el color u olor de la orina, ya que estos síntomas indican una infección renal y el problema debe tratarse lo antes posible para evitar complicaciones y deben acudir a urgencias.

Tratamiento: Las mujeres embarazadas deben acudir a urgencias si sienten un dolor intenso, en casos en los que el dolor está causado por el peso del abdomen, se puede colocar una botella de agua caliente en la zona dolorida y utilizar una silla cómoda con las piernas elevadas para favorecer la circulación sanguínea en las piernas y reducir el dolor de espalda.

Remedios caseros para el dolor de riñones

Algunos remedios caseros para el dolor de riñones, pueden utilizarse como complemento al tratamiento médico.

Una buena forma de aliviar el dolor de riñón es el descanso, también se recomienda aplicar compresas calientes en la mitad de la espalda para aliviar el dolor y beber unos dos litros de agua al día o algunos zumos para eliminar las bacterias, cálculos renales y evitar que se formen nuevos cálculos de las vías urinarias.

Zumo de limón

Uno de los mejores remedios caseros para el dolor de riñones es el zumo de limón. Este cítrico contiene ácido acético, que ayuda a matar y disolver los cálculos renales para que puedan ser eliminados a través de la orina. Así que un vaso de agua con zumo de limón por la mañana puede ser el primer paso para deshacerse del dolor.

Tambien puede tomar aceite de oliva, puedes mezclar unas cucharadas de aceite de oliva con zumo de limón para potenciar el efecto positivo de los limones. Sin embargo algunas personas no pueden tomar el aceite y prefieren tomar zumo de limón.

Diente de león

El diente de león es una hierba utilizada por sus propiedades, entre ellas su acción diurética. Las sales de potasio que contiene esta planta estimulan la micción, es decir, la extracción de agua del cuerpo, lo que provoca la excreción de toxinas. De este modo, puede facilitar la limpieza de los riñones y la eliminación de pequeños cálculos.

También estimula el flujo sanguíneo hacia los riñones y ayuda a prevenir las hemorragias hepáticas. Utilizar el diente de león como remedio casero para el dolor de riñones es muy sencillo: hacer una infusión de esta planta y tomar una taza diaria.

Té de semillas

El té de semillas de sandía es otro producto que puede utilizarse como remedio casero para el dolor de riñones. Esta bebida es otro diurético que ayuda a limpiar los riñones y la vejiga.

El té de semillas de apio también puede ser eficaz para tratar el dolor de riñones. En este caso, se ha demostrado que acelera la eliminación de las sustancias que se han acumulado en los riñones, aumenta la producción de orina y alivia el dolor renal.  Además, el aceite esencial de apio tiene propiedades antifúngicas y ayuda a destruir las bacterias.

Así que podemos hacer una infusión con algunas de estas semillas y beber un vaso al día.

zumo de apio

El apio, al igual que el pepino, contiene mucha agua. Así que puedes usarlo para hacer batidos. No sólo hidrata, sino que también estimula la micción, lo que puede ser útil para combatir la retención de líquidos.

zumo de sandía

La sandía es una de las frutas con mayor contenido en agua. también contiene potasio y vitamina A.

zumo de piña

La piña es otro alimento rico en agua que puede estimular la micción, combatir la retención de líquidos y, por tanto, el dolor de riñones.

zumo de granada

Aunque se afirma popularmente que las bebidas ricas en antioxidantes pueden ser recomendables para las enfermedades e infecciones renales, no hay pruebas de que beber zumo de arándanos o de granada aporte tales beneficios.

Sin embargo, se recomienda como complemento de una dieta equilibrada, como alternativa a la ingesta de líquidos.

Evitar el exceso de vitamina C

La vitamina C es útil e importante para el buen funcionamiento del organismo. En particular, contribuye a la cicatrización de heridas y a la formación de huesos. Sin embargo, un exceso de vitamina C la convierte en oxalatos, sales que se convierten en cálculos renales. Por esta razón, es importante reducir el consumo de alimentos ricos en vitamina C.

Los médicos suelen aconsejar a las personas propensas a los cálculos renales que reduzcan los alimentos con alto contenido en oxalatos.

//