dieta para perder la grasa del hígado

Seguir regularmente la dieta para la grasa del hígado es una de las mejores y más sanas maneras de tratar y eliminar los síntomas de la grasa en el hígado, como pérdida del apetito, dolor abdominal del lado derecho, vientre hinchado y mareo, por ejemplo.

La dieta para tratar la grasa en el hígado no tiene como objetivo curar la enfermedad, si no evitar que ella empeore.

Alimentos prohibidos para el hígado graso.

Evitar al máximo el consumo de alimentos ricos en grasas, como pizzas, sándwiches, quesos amarillos y condimentos;

Eliminar el consumo de cualquier bebida alcohólica;

– Dar preferencia al consumo de alimentos saludables, como frutas, verduras, verduras, carnes blancas a la parrilla;

– Agregar sólo 1 cucharadita de aceite de oliva en la ensalada, después de la preparación;

– Beber bastante agua entre las comidas;

– Comer alimentos ricos en fibra diariamente;

Eliminar de la alimentación: queso amarillo, requesón, chocolate, galleta mantecosa, productos de pastelería en general, embutidos y embutidos, como salchichas, salchichas, bacon y mortadela, mayonesa, mantequilla y margarina.

Dieta para la grasa en el hígado

Los mejores alimentos para el hígado son:

– las frutas y verduras,

– leche descremada,

– miel, arroz, pasta,

– carnes magras,

– huevos,

– gelatina, y

– queso blanco.

Es importante comer cada 3 horas, aunque no tenga hambre. No tener hambre después de 3 horas significa que ha comido demasiado en la comida anterior y esto también necesita ajuste.

Al seguir correctamente esta dieta, es posible eliminar buena parte de la grasa abdominal y del interior del hígado en, aproximadamente, 2 meses. Pero, para mejores resultados, se recomienda hacer algún tipo de actividad física con regularidad.

Menú: dieta para la grasa en el hígado

Un ejemplo de menú para la grasa en el hígado puede ser:

– Desayuno – 2 tostadas con queso blanco y el zumo de sandía.

– Almuerzo – ensalada de col roja, zanahoria y maíz sazonada con gotas de limón y cucharadita de sal de mar con filete de pollo a la parrilla y arroz. Una pera para postre.

– Merienda – una gelatina con un plátano.

– Cena – merluza al horno con patatas y brócoli cocido aderezado con unas gotas de limón y orégano. Una rebanada de melón para postre.

– La bebida a lo largo del día puede ser 1,5 litros de agua o té de cardo mariano sin azúcar.

NOTA

Antes de hacer cualquier dieta alimentaria es fundamental consultar a un médico o nutricionista para comprobar si esta dieta no perjudica la salud.

//