Descubre los increíbles beneficios de los damascos para la salud

Los damascos son una fruta deliciosa que puede utilizarse en muchas recetas de postres y superar todas sus expectativas en cuanto a calorías y propiedades nutricionales. Mucha gente piensa que los damascos son bastante calóricos, cuando en realidad 100g de damascos sólo contienen 48kcal.

Los damascos secos son ricos en fibra y hierro, pero son más calóricos (240 calorías/100g). Los damascos frescos, en cambio, contienen 50 calorías/100g. Sin embargo, se recomiendan los albaricoques secos por su alta concentración de nutrientes.

Esta fruta es rica en antioxidantes como el betacaroteno, la vitamina C, la luteína y la zeaxantina. También es rica en fibra, potasio y hierro y puede consumirse fresca o seca.

Los damascos frescos contienen más vitamina C que los secos, ya que la vitamina C se pierde al exponerse al aire y al calor. Sin embargo, otras sustancias como el betacaroteno, el licopeno y la pectina son mejor absorbidas por el organismo cuando los damascos (frescos o secos) se cocinan.

Contenido en nutrientes

Ácido elágico: compuesto que reduce los daños causados por agentes cancerígenos, como las toxinas ambientales, inhibiendo el crecimiento de las células cancerosas.

Betacaroteno: carotenoide con gran capacidad antioxidante, asociado a la prevención del cáncer y a la estimulación inmunológica.

Hierro: Los damascos secos contienen hierro, que en ¼ de taza de té representa el 8% de la ingesta diaria recomendada. Este mineral es esencial para una amplia gama de funciones corporales y su carencia puede provocar anemia y fatiga.

El licopeno: es un antioxidante que protege contra el cáncer de próstata y de mama y reduce los niveles de colesterol LDL («malo»).

Pectina: La pectina es una fibra soluble que reduce los niveles de LDL asociados a la obstrucción de las arterias, disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre.

El potasio: es un mineral que previene la hipertensión arterial y es importante para mantener la salud de los músculos y los nervios.

Descubra los beneficios de esta deliciosa fruta.

*   Prevenir y combatir el cáncer: los damascos son una excelente fuente de antioxidantes y, por lo tanto, ayudan a combatir los radicales libres (que, entre otras enfermedades, pueden causar cáncer).

*   Potenciar el sistema inmunológico: además de sus propiedades antioxidantes, los damascos también pueden tener efectos beneficiosos para la salud en general y ayudar a combatir diversos problemas, ya que son ricos en vitaminas A y C, que estimulan el sistema inmunológico.

*   Aliado de la salud ocular: los damascos, que se comen a menudo, son una fuente de vitamina A, vitamina C, carotenoides y betacaroteno, por lo que ayudan a reducir el riesgo de problemas oculares.

*   Combatir el estreñimiento: como los damascos son ricos en fibra, son muy útiles para tratar el estreñimiento.

*   Salud ósea: la fruta contiene nutrientes importantes para el crecimiento saludable de los huesos y ayuda a prevenir enfermedades relacionadas con la edad (por ejemplo, la osteoporosis). También puede ayudar a prevenir el dolor gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

*   Ayuda a la pérdida de peso: la fruta rica en fibra proporciona más saciedad y su sabor dulce (especialmente cuando está seca) ayuda a reducir la necesidad de dulces, lo que la convierte en un excelente aliado en la dieta.

*   Saludable para el corazón: Los damascos tienen importantes propiedades para la salud del corazón, como ayudar a combatir el colesterol alto y la presión arterial.

*   Combatir la anemia: Los damascos son una fuente de hierro y cobre, por lo que ayudan a prevenir la anemia.

Recomendación

Los frutos secos son una excelente fuente de fibra y, por tanto, facilitan el tránsito intestinal. Lo mejor es incluir los damascos como tentempié intermedio. Otra opción es mezclar la fruta con semillas y semillas grasas como nueces, avellanas, semillas de calabaza, etc.

El consumo de estos productos aumenta aún más los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada.

//