Descubre los beneficios de la sandía para tu piel

La sandía es la fruta preferida de todos durante los calurosos días, porque es capaz de calmar la sed e hidratarnos por dentro. Pero los beneficios de las sandías no se limitan al intestino, también son buenas para nuestra piel.

La sandía tiene muchos beneficios nutricionales, como ser una excelente fuente de vitaminas A, B y C y de potasio. Todos estos nutrientes contribuyen a que la piel tenga un aspecto saludable. Además de estos nutrientes, la sandía es también una excelente fuente de antioxidantes como el licopeno (que le da su intenso color rojo) y el betacaroteno, que ayudan a combatir la hinchazón, la flacidez de la piel, a prevenir las quemaduras solares y otros problemas cutáneos.

Las sandías tienen un 93% de agua, lo que las convierte en una excelente fuente de hidratación, perfecta para las pieles grasas. La sandía puede utilizarse no sólo comiéndola, sino también aplicándola sobre la piel.

Beneficios de la sandía para la piel

La sandía puede añadirse a la rutina de cuidado de la piel para aumentar su elasticidad, combatir la sequedad y el envejecimiento, tratar las quemaduras solares y las rojeces e inflamaciones causadas por el acné. Muchos expertos en el cuidado de la piel recomiendan comer sandía porque es buena para nuestro intestino.

Un intestino limpio significa una piel sana y brillante. Muchas marcas de belleza también añaden extractos de sandía a sus productos, como jabones faciales, tónicos, exfoliantes y mascarillas.

Alivia las quemaduras solares y las erupciones cutáneas

Aunque lleves protección solar, la sobreexposición a los rayos UV puede provocar quemaduras, enrojecimiento e inflamación. La sandía hidrata naturalmente la piel. Por lo tanto, junto con el pepino, pueden proporcionar un alivio muy necesario para la piel sensible y las quemaduras solares.

En un procesador de alimentos, combine una taza de pulpa de sandía y una taza de pepino. Colocar la mezcla en una muselina o gasa y doblarla. Exprima suavemente la mezcla y deje que el paño absorba la humedad, luego aplique el paño húmedo a las zonas afectadas durante 20 minutos.

También puedes hacer una pasta de sandía y agua de rosas. Tritura trozos de sandía y agua de rosas hasta formar una pasta y aplícala sobre la zona dolorida o quemada. Tanto la sandía como el agua de rosas tienen propiedades antioxidantes y calmantes naturales que ayudan a aliviar las quemaduras solares.

La sandía también es un ingrediente esencial para las pieles propensas al acné, ya que ayuda a calmar las rojeces y la irritación. La cáscara de la sandía (la parte exterior verde) también puede utilizarse para masajear la piel irritada.

Dejar enfriar en la nevera durante 10-15 minutos. Córtalo en rodajas finas y aplícalo en la cara o en la piel irritada.

Reafirmar la piel

Las sandías son ricas en antioxidantes, licopeno y vitamina C, que ayudan a combatir el daño de los radicales libres y a aumentar la elasticidad de la piel. La vitamina C aumenta el colágeno, lo que reduce las arrugas y las líneas de expresión y hace que la piel esté más firme y radiante.

Las vitaminas también iluminan la piel apagada. Para los ojos hinchados, congela café y zumo de sandía en bandejas de cubitos de hielo y masajea con movimientos circulares alrededor de los ojos.

Los antioxidantes de la sandía reducen la inflamación y la cafeína mejora la microcirculación.

Exfoliante natural

Las sandías son ricas en ácido málico, que ayuda a eliminar las células muertas de la piel. Las partículas granuladas de la fruta exfolian suavemente la piel y la hidratan para conseguir un cutis más suave y radiante.

Aplica una cucharada de sandía rallada sobre la piel. Esto eliminará naturalmente las células muertas de la piel. También puedes hacer un exfoliante casero con sandía, yogur y miel para tratar el acné inflamadas. La sandía y la miel calman la piel, mientras que el yogur la exfolia suavemente.

Para eliminar las células muertas de la piel, frota la pulpa de la sandía y tomate en la cara o el cuerpo con movimientos circulares. El ácido málico de la sandía y las enzimas del tomate ayudan a romper el pegamento que mantiene las células muertas de la piel.

Aumenta la hidratación

Como su nombre indica, la sandía tiene casi un 93% de agua. Es capaz de restaurar la humedad perdida en la cara y el cuerpo. Para hidratar la piel descamada y tensa, masajea la piel con zumo de sandía y pepino.

El ácido málico de la sandía es también un humectante, lo que significa que retiene naturalmente la humedad y los ingredientes son fácilmente absorbidos por la piel. Las vitaminas E y C de la sandía tienen propiedades hidratantes, mientras que la vitamina C evita la pérdida de humedad.

Más hidratación significa una piel más brillante, sana y firme. No sólo la pulpa de la sandía es saludable, sino que las semillas de la sandía también lo son. Las semillas de sandía son una buena fuente de magnesio, que reduce los niveles de cortisol, ayudando a reducir el acné y a equilibrar las hormonas.

También contienen proteínas, ácidos grasos y ceramidas, que ayudan a retener la humedad en la piel. Ahora que conoces los beneficios de la sandía para tu piel, es el momento de añadir esta poderosa fruta a tu rutina de cuidado de la piel.

Preguntas y respuestas

 ¿La sandía es adecuada para las pieles sensibles?

R. Sí. Si tienes una piel sensible y propensa al acné, las potentes propiedades antiinflamatorias de la sandía pueden ayudar a reducir la irritación, el enrojecimiento y la inflamación.

¿Puedo utilizar el zumo de sandía en la cara?

R. Sí. Empapa un algodón en zumo de sandía, aplícalo en la cara y déjalo actuar durante 10 minutos. Acláralo con agua. Puedes hacerlo una o dos veces por semana para mantener tu piel suave y tersa.

¿Es la sandía un buen tratamiento para el acné?

R. Sí. Las sandías pueden aumentar la composición de óxido nítrico en el cuerpo. El óxido nítrico acelera la curación de las heridas y el acné.

//