Conozca las 9 causas del párpado hinchado y qué hacer

La hinchazón de los párpados puede ocurrir debido a varias situaciones como orzuelo, blefaritis, chalazión o uso inadecuado de las lentes de contacto, siendo en estos casos sólo recomendable hacer compresas con agua tibia para acelerar la recuperación y mejorar la higiene relacionada con las lentes de contacto.

Sin embargo, el párpado hinchado también puede ser un signo de conjuntivitis, celulitis ocular, herpes en los ojos o enfermedad grave, siendo necesario en estos casos que se consulte al oftalmólogo para que se indique el mejor tratamiento.

Las principales causas de la hinchazón de los párpados son:

Alergia

La alergia es una de las principales causas de la hinchazón de los párpados, y puede ser de origen alimentario, respiratorio o de contacto. Además de la hinchazón, es frecuente notar enrojecimiento de los ojos, lagrimeo y picor.

En los casos en los que la alergia es respiratoria, también es posible que haya moqueo y estornudos frecuentes.

Qué hacer: Es importante identificar la causa de la alergia para evitarla. El oftalmólogo también puede recomendar el uso de colirios con antihistamínicos para aliviar los síntomas y reducir la hinchazón.

Uso inadecuado de las lentes de contacto

El uso de lentes de contacto de forma incorrecta o sin una limpieza adecuada también puede causar irritación ocular y aumentar el riesgo de infección, lo que puede dejar el párpado hinchado, rojo y seco.

Qué hacer: Para evitar las consecuencias de un uso inadecuado de las lentes de contacto, es importante lavarse bien las manos antes de entrar en contacto con ellas, quitarse siempre las lentes antes de ir a dormir y cambiar la solución desinfectante del estuche con regularidad.

Orzuelo

Un orzuelo es una inflamación en una pequeña glándula situada en el párpado debido a una infección por bacterias, que provoca la hinchazón del párpado y la aparición de un bulto similar a un grano. Además, pueden observarse molestias al parpadear, picor, mayor sensibilidad a la luz y lagrimeo de los ojos.

Qué hacer: En la mayoría de los casos, un orzuelo desaparecerá por sí solo al cabo de 3 a 5 días sin que sea necesario ningún tratamiento. Sin embargo, para acelerar su desaparición, puedes aplicar una compresa de agua tibia durante 10 o 15 minutos, 3 o 4 veces al día, en el lugar del orzuelo. Vea más consejos sobre qué hacer para deshacerse de los orzuelos.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es una inflamación del ojo que puede producirse debido a una infección por virus o bacterias, o tener un origen alérgico, y tiene como uno de sus síntomas la hinchazón del párpado, así como el enrojecimiento y el picor intenso de los ojos.

Qué hacer: Se recomienda acudir a un oftalmólogo para identificar el tipo de conjuntivitis e iniciar el tratamiento más adecuado, que suele consistir en el uso de colirios para lubricar los ojos o de gotas antiinflamatorias o antibióticos, en los casos de conjuntivitis bacteriana. Consulte más detalles sobre el tratamiento de la conjuntivitis.

Blefaritis

La blefaritis corresponde a la inflamación de la glándula de Meibomio, situada en el párpado y encargada de mantener la humedad de los ojos. Así, debido a la inflamación de esta glándula, hay dificultad para eliminar la grasa, que es uno de los componentes de la lágrima, que se acumula en el párpado, lo que provoca la hinchazón y la formación de costras.

Qué hacer: En caso de blefaritis, se recomienda limpiar los ojos utilizando un colirio adecuado, ya que de esta forma es posible eliminar las costras formadas. Además, se puede aplicar una compresa con agua tibia de 3 a 4 veces al día, durante unos 3 minutos, hasta que desaparezcan los síntomas de la blefaritis.

Calazio o chalazión

Al igual que la blefaritis, el chalazión se caracteriza por la inflamación de la glándula de Meibomio, que se obstruye, dando lugar a la formación de un pequeño quiste que puede aumentar de tamaño a medida que se acumulan más sustancias, lo que provoca una hinchazón del párpado, dolor e irritación en el ojo.

Qué hacer: El Calazio suele desaparecer por sí solo en 8 semanas, sin embargo, para acelerar la limpieza de la glándula y la desaparición del callo, puedes aplicar una compresa de agua tibia de 2 a 3 veces al día.

Celulitis ocular

La celulitis ocular, también llamada celulitis orbitaria, es una afección más frecuente en la infancia y se produce por la inflamación de la cavidad donde se inserta el ojo y de las estructuras que hay en ella, lo que provoca hinchazón del párpado, enrojecimiento del ojo, fiebre, dolor y dificultad para mover el ojo.

Qué hacer: Es importante consultar a un oftalmólogo para que se realicen pruebas que permitan identificar el microorganismo responsable de la inflamación y así poder indicar el mejor antibiótico. Vea cómo se realiza el tratamiento de la celulitis ocular.

Herpes ocular

El herpes ocular, o herpes en los ojos, es una infección causada por el virus del herpes simple, que puede causar picor, irritación y enrojecimiento en los ojos, así como hinchazón en el párpado y la aparición de ampollas cerca del ojo.

Qué hacer: En este caso, se recomienda consultar a un oftalmólogo o a un médico de cabecera para que se haga una evaluación de los síntomas y se indique el medicamento antiviral más adecuado para neutralizar el virus y aliviar los síntomas.

Enfermedad de Graves

La enfermedad de Graves es un cambio en el funcionamiento de la glándula tiroidea que, entre otros síntomas, puede provocar cambios en los ojos, como párpados hinchados, picor de ojos, lagrimeo y visión doble.

Qué hacer: Se recomienda acudir a un endocrinólogo para que mida los niveles de hormonas tiroideas circulantes y así indicar el tratamiento más adecuado para aliviar los síntomas.

El uso de fármacos antitiroideos, la terapia con yodo radiactivo o la cirugía pueden estar indicados dependiendo de la gravedad de la enfermedad.

//