Conoce los beneficios de aplicar cubitos de hielo en la piel

Frotar cubitos de hielo en el rostro es una eficaz técnica de belleza que mantiene la piel sin manchas y previene la aparición de arrugas. El hielo tiene propiedades antiinflamatorias, rejuvenecedoras y de estiramiento. Por ello, frotar cubitos de hielo en el rostro es un tratamiento de belleza eficaz para hidratar, tonificar y prevenir el envejecimiento prematuro, independientemente de la edad o el tipo de piel.

Aplicar hielo en el rostro ayuda a activar la circulación sanguínea, reducir las ojeras y las bolsas de los ojos, cerrar los poros dilatados, suavizar las arrugas y las líneas de expresión, combatir el acné y reducir la irritación.

La aplicación de hielo en el rostro es un tratamiento facial que se ha popularizado en los últimos años porque su eficacia es inmediata. Según la Academia Americana de Dermatología, ayuda a mantener la piel libre de manchas y retrasa los signos de envejecimiento.

Las mascarillas de hielo son útiles para combatir la inflamación causada por el acné. Basta con frotar los cubos, envueltos en un paño, directamente sobre el acné para secar la zona.

Cómo aplicar cubitos de hielo en la piel

Limpie su cara a fondo. Envuelve los cubitos de hielo en un pañuelo de papel, ya que el contacto directo con la piel puede provocar quemaduras. Haz rodar los cubitos de hielo sobre la piel con un movimiento circular hasta que se derritan. Aplicar una crema hidratante.

Un estudio publicado en Hindawi: Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine asegura que los cubos de agua de arroz son buenos para la piel, ya que combinan las propiedades antioxidantes del grano con las antiinflamatorias del hielo.

Sin embargo, es importante recordar que los remedios caseros no pueden sustituir el tratamiento recomendado por un dermatólogo.

Lo mejor es consultar a un especialista antes de utilizarlos y suspender su uso si se producen reacciones cutáneas adversas.

//