Cómo puede influir la humedad del aire en la salud del corazón

Aunque todos conocemos los efectos nocivos de la contaminación en nuestra salud y casi siempre nos referimos a cómo perjudica el estado de los pulmones, ya que realmente son los más castigados al estar inhalando sustancias tóxicas mezcladas con el aire.  Sin embargo, no son los únicos órganos que sufren los daños que provoca el cada vez más deteriorado aire que respiramos.

El hecho es que nuestro cuerpo reacciona a los cambios de humedad, clima y temperatura. Si hay enfermedades y factores de riesgo implicados, el panorama puede ser aún más preocupante. Por lo tanto, hay que entender los efectos de cada escenario en el funcionamiento de nuestro corazón.

Baja humedad del aire

Cuando nos enfrentamos a largos periodos de sequía, nuestra salud se resiente más de lo que imaginamos, sobre todo cuando los niveles de humedad al aire libre son muy bajos -según la OMS, la humedad ideal está entre el 50 y el 80%-. Y uno de los principales problemas relacionados con este escenario es la deshidratación.

Cuando se respira un aire que contiene muy poca humedad, las membranas mucosas que recubren las vías respiratorias y nasales se secan. Los niveles bajos de humedad hacen que perdamos más vapor de agua a través de la respiración y de los poros de la piel, lo que puede provocar:

– Piel seca crónica
– Empeoramiento del eczema y otras formas de dermatitis
– Labios agrietados
– Fosas nasales irritadas
– Dolor e irritación de garganta
– Sensibilidad ocular
– Sangrado nasal
– Congestión torácica y tos
– Agravamiento de alergias, asma, bronquitis crónica y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

El aire seco, especialmente si se combina con la contaminación, también hace que el organismo sea más susceptible a las enfermedades virales y respiratorias, como la gripe y la neumonía. La infección causada por estas enfermedades puede alterar el ritmo cardíaco, sobrecargando el bombeo de sangre por parte del corazón.

En resumen, esto ocurre porque las membranas mucosas de la nariz y la garganta son la primera defensa de nuestro cuerpo contra los patógenos que se propagan por el aire. Cuando están sanas, no permiten el paso de virus y bacterias que causan infecciones.

Si las membranas están secas debido a la baja humedad, no son eficaces para realizar esta filtración. Para empeorar las cosas, cuando la nariz y los labios están irritados, los capilares están más expuestos, facilitando el paso de los microbios directamente al torrente sanguíneo.

Así, en cuanto el organismo detecta la presencia de agentes infecciosos, comienza a producir sustancias para intentar reaccionar. El problema es que estas sustancias son inflamatorias y perjudiciales para el sistema cardiovascular. Acaban en el torrente sanguíneo y si el paciente ya tiene alguna vulnerabilidad cardíaca, como la afectación coronaria, el proceso es más rápido y grave.

También existe la posibilidad de que una enfermedad vírica genere un proceso de agresión al músculo cardíaco y provoque así una miocardiopatía, una de las causas más comunes de insuficiencia cardíaca (situación en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre al resto del cuerpo). Esta afección puede incluso culminar en un ataque al corazón o en un derrame cerebral.

Humedad del aire elevada

En el otro extremo, la alta humedad del aire también puede traer problemas para la salud en general. Las personas con hipertensión arterial y enfermedades cardíacas, pulmonares o renales son las más vulnerables a los efectos de las condiciones de humedad, así como los mayores de 50 años.

En el caso del corazón, el clima extremadamente húmedo, especialmente cuando se combina con las altas temperaturas, puede ser un factor agravante, por ejemplo, para las personas con insuficiencia cardíaca o las que tienen un alto riesgo de sufrir ataques cardíacos.

Estas complicaciones suelen producirse con temperaturas superiores a 21°C (o con una sensación térmica superior a 27°C) y una humedad superior al 70%. Un exceso de humedad en el aire puede interferir con los mecanismos naturales de enfriamiento de nuestro cuerpo, haciendo que las temperaturas parezcan mucho más cálidas de lo que realmente son. esto también puede suponer una carga para el sistema cardiovascular.

Uno de los principales mecanismos de refrigeración y control de la temperatura de nuestro cuerpo es el sudor. Cuando el sudor se evapora de la piel, reduce la temperatura corporal central y, al hacerlo, genera una sensación de alivio.

Sin embargo, con una humedad elevada, el sudor no se evapora tan fácilmente, lo que no impide que el cuerpo siga produciéndolo. La cuestión es que la sudoración puede causar deshidratación y, en consecuencia, reducir la presión arterial. Así, con el exceso de calor, el escenario sólo empeora.

Cuando hace calor, nuestro cuerpo tiene que trabajar más para mantener la temperatura en niveles normales y esto, una vez más, sobrecarga el sistema cardiovascular.

El corazón comienza a latir más rápido para bombear la sangre con más fuerza a través del cuerpo, especialmente a la piel, con la intención de promover el enfriamiento.

Los vasos sanguíneos, entonces, se ven más exigidos con el aumento de la presión y el volumen de líquido. Para hacernos una idea, en un día de altas temperaturas es posible que circule entre dos y cuatro veces más sangre por minuto que en un día frío.

Además, el sudor contiene electrolitos (minerales esenciales como el potasio y el sodio), que son necesarios para el buen funcionamiento del corazón. La sudoración excesiva en épocas de calor puede desequilibrar los niveles de electrolitos, lo que puede estresar aún más a este órgano que ya trabaja duro.

La pérdida de líquidos también disminuye el volumen sanguíneo. Así, mientras el corazón sigue esforzándose por enfriar el cuerpo, estará más exigido y tendrá que trabajar más duro y más rápido para conseguir la cantidad de sangre necesaria para distribuirla por todo el cuerpo.

El trabajo extra, agravado por la pérdida de sodio y potasio y la avalancha interna de hormonas del estrés, puede ser entonces el origen de eventos y complicaciones cardiovasculares.

Otros puntos importantes

El desequilibrio de la humedad también afecta a otros aspectos importantes para nuestro bienestar, calidad de vida y salud. Puede influir, en la resistencia de las vías respiratorias cuando respiramos, dificultando el paso del aire.

Esto puede desencadenar, entre otros problemas:

– Tos y constricción de las vías respiratorias
– Aumento de la cantidad de mucosidad en la nariz y la garganta, lo que provoca congestión, estornudos, goteo nasal
– Dormir mal
– Proliferación de moho, ácaros y otras sustancias irritantes transportadas por el aire

Así que conviene estar atento: en ambos casos, es importante beber mucha agua incluso antes de sentir sed. Alternativas como un deshumidificador o un humidificador de aire también pueden ayudar.

Cuando se practican deportes y actividades físicas al aire libre, es importante estar atento al nivel de temperatura y humedad y cuidar la hidratación.

Esto se debe a que, con el esfuerzo del ejercicio, el sistema cardiovascular estará más exigido y como vimos anteriormente, dependiendo del escenario, puede estar ya sobrecargado.

En caso de duda, sobre todo para quienes ya están diagnosticados con factores de riesgo (como diabetes, hipertensión y colesterol), enfermedades cardiovasculares y complicaciones, busque el consejo de un médico y vea qué precauciones tomar en estas condiciones climáticas.

//