Causas y tratamiento Visión doble o diplopía

La diplopia, también llamada visión doble, sucede cuando los ojos no están alineados correctamente, Esta alteración de la visión puede ser horizontal, diagonal u oblicua en función de como aparecen las imágenes (encima, al lado o debajo del objeto) . Además, puede afectar a los dos ojos (binocular) o a uno solo (monocular).

Las personas con diplopia no pueden fusionar imágenes de ambos ojos en una sola imagen, creando la sensación de que están viendo dos objetos en lugar de uno.

Los tipos más comunes de diplopia son:

Diplopia monocular

en la cual la visión doble se presenta solamente en un ojo, y cuando el ojo sano cierra el problema permanece;

  • alteraciones a nivel del ojo, como pueden ser problemas de graduación, es decir que el paciente necesite gafas y no lleve corrección, en cuyo caso se corregirá utilizando las mismas.
  • problemas a nivel del cristalino, como puede ser una catarata, que produzca la visión doble en ese ojo;
  • Enfermedades cornéales como puede ser alguna cicatriz u opacidad de la cornea.
    o alteraciones a nivel de la retina, como las membranas epirretinianas, que son membranas que crecen sobre la retina.

Diplopia binocular,

en la que la doble visión desaparece cerrando cualquiera de los ojos. También hay diplopia horizontal, cuando la imagen aparece duplicada a los lados y la diplopia vertical, cuando la imagen se replica hacia arriba o hacia abajo.

  • un estrabismo, que puede ser un estrabismo descompensado, es decir, una desviación de los ojos que tenga el paciente desde la infancia y que se descompense en la edad adulta;
  • alteraciones neurológicas, como paresia o parálisis de los nervios intracraneales (nervios que llevan la información a los músculos y que pueden sufrir infartos, lo que paraliza dichos músculos y provoca una desalineación ocular que conduce a la visión doble);
  • alteraciones en el sistema nervioso central, que producen una desalineación de los ojos y, por lo tanto, visión doble; y también puede haber problemas a nivel de la placa neuromuscular, que es la unión del nervio con el músculo como lo es la miastenia gravis.

La doble visión tiene cura, y la persona puede verla de una manera enfocada pero su tratamiento varía dependiendo de su causa, y por lo tanto debe ser indicado siempre por un oftalmólogo.

Principales causas de la visión dual

Las causas de diplopia van desde problemas simples a enfermedades graves y pueden incluir:

  • Desalineación ocular;
  • Golpes en la cabeza;
  • Problemas de la visión tales como estrabismo, miopía o astigmatismo;
  • Ojo seco;
  • Catarata
  • Diabetes
  • Esclerosis múltiple;
  • Problemas musculares, como miastenia;
  • Lesiones cerebrales;
  • Tumor cerebral;
  • Efusión cerebral;
  • consumo excesivo de alcohol;
  • Uso de drogas.

Es importante consultar a un oftalmólogo siempre que el problema se mantenga o vaya acompañado de otros síntomas, como dolor de cabeza y dificultad para ver, por ejemplo, para que se pueda hacer el diagnóstico y se inicie el tratamiento.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

El tratamiento para la diplopia es eliminar su causa y, por lo tanto, es importante que el oftalmólogo evalúe el problema, con el fin de indicar al médico especialista más adecuado.

Los prismas son unos cristales que se aplican en las gafas y ayudan a desplazar la imagen que produce la visión doble.

Cuando no se puede utilizar este recurso debido a que la desviación es muy grande o a que el paciente no se adapta al prisma, ya sea por el grado de desviación o por temas estéticos, es posible llevar a cabo la administración de toxina botulínica y/o cirugía dependiendo de cada paciente y su patología.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la diplopia se puede corregir fácilmente con ejercicios para los ojos, o también a través del uso de anteojos, lentes o cirugía para corregir problemas de visión.

¿ en qué consiste la cirugía?

La cirugía que se practica, se realiza cuando hay una desalineación de los ojos, por lo que es la cirugía con la que se trata el estrabismo que consiste en la movilización de los músculos teniendo como objetivo devolver la alineación ocular.

Es una cirugía ambulatoria que no requiere ingreso y el paciente, en la mayoría de los casos, vuelve a casa el mismo día de la cirugía.

El procedimiento se efectúa bajo los efectos de una anestesia local tópica y con algún tipo de sedación. En algunos pacientes, en casos muy concretos, se puede realizar bajo los efectos de la anestesia general.