Beneficios de las algas comestibles que aportan sabor y nutrición a tu dieta

Las algas comestibles tienen pocas calorías y muchas vitaminas, por lo que son una gran opción para la dieta. Es posible que ya conozca algunos de ellos, como el nori, utilizado en sushis y temakis, pero hay otras opciones.

Según las nutricionistas, las algas comestibles son un alimento rico en nutrientes y bajo en calorías que puede utilizarse en la preparación de diferentes platos.

Los tipos más comunes de algas comestibles

Nori: puede ser verdoso o rojizo y es común en la cocina japonesa.

Agar-agar: es un tipo de gelatina vegetal extraída de varios géneros y especies de algas rojas.

Kombu: común en la cocina asiática, se extrae de las algas Saccharina y Laminaria.

Arame: es un derivado del alga marrón, siendo también común en la cocina japonesa.

Hijiki: alga marrón deshidratada, que se encuentra en Japón, Corea y China.

Dulse: se trata de un alga roja popular en Irlanda del Norte e Islandia.

Kelp: son ricas en nutrientes, especialmente en hierro y zinc.

Musgo de Irlanda: es un alga roja, muy recomendada para tratar problemas intestinales.

Ulva: alga verde, también llamada lechuga de mar, rica en vitaminas y minerales.

Wakamé: esta alga se consume mucho en Asia y es rica en vitaminas del complejo B.

las algas se consumen siempre en preparaciones o incluso horneadas como meriendas, ya que no tienen calorías, son ricas en vitaminas, minerales y sobre todo en fibra. Por lo tanto, se pueden consumir a voluntad.

7 beneficios que las algas aportan a la dieta. Son los siguientes

El cerebro funciona mejor: Por su riqueza en omega 3 y por sus propiedades antioxidantes, «las algas pueden servir para mejorar la función cerebral».

Contribuyen a la pérdida de peso: Ricas en fibra, las algas reducen el apetito y aumentan la sensación de saciedad. También tienen propiedades termogénicas, que aceleran el metabolismo y contribuyen a la pérdida de peso.

Fortalecen las uñas y el cabello: Sí, con una dieta equilibrada e individualizada es posible conseguir este resultado consumiendo algas. Gracias al Omega 3 y a la presencia de otras vitaminas, como la K, las uñas y el cabello se fortalecen.

Ayuda a la salud de la piel: las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes son las principales responsables. Incluso menciona que las algas pueden reducir inflamaciones como la foliculitis y la celulitis.

Tratar problemas estomacales e intestinales: el musgo de Irlanda es un buen ejemplo, «muchas algas marinas comestibles tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, lo que ayuda a reparar lesiones y a proteger las células del estómago y los intestinos.»

Aceleran el metabolismo: las propiedades termogénicas son las responsables de acelerar el metabolismo, lo que favorece el gasto calórico y contribuye a la pérdida de peso.

Ayuda al corazón: este órgano se beneficia de la presencia de carotenoides en las algas. «Además de prevenir enfermedades, mejoran la salud del corazón y reducen el colesterol malo».

¿Te imaginabas que las algas tuvieran todos estos beneficios? Ahora, tienes más razones para tenerlas en cuenta en tus comidas.

¿Existen contraindicaciones para el consumo de algas?

No existen contraindicaciones para el consumo de las algas, la recomendación es sólo evitar el exceso, como con cualquier otro alimento. «las algas no son medicamentos, sino alimentos, por lo que no hay contraindicación«.

//