Alternativas naturales de cómo limpiar y cuidar la piel grasa

La mayoría de nosotros ha tenido la piel grasa en algún momento de su vida debido a la sobreproducción de sebo. Aprender a cuidar la piel grasa resulta importante para evitar los puntos negros, los granitos y otros síntomas como el acné:

La piel grasa se caracteriza por una acumulación excesiva de sebo. Este tipo de piel suele presentar poros dilatados, puntos negros, acné o piel excesivamente brillosa. Todo ello se convierte en un dolor de cabeza y nos hace sentir inseguros.

Causas Comunes

La piel grasa es algo común, especialmente en el rostro y el cuero cabelludo. Se origina cuando las glándulas sebáceas de la piel trabajan en exceso y producen demasiado sebo.

La buena noticia es que las personas con este tipo de piel suelen tener menos arrugas cuando envejecen. La mala, es que crea el contexto perfecto para que aparezcan puntos negros, granitos y otros síntomas del acné.

Hormonas

Los cambios hormonales pueden estimular un exceso de producción de sebo. Las hormonas fluctúan durante la pubertad, antes del periodo, durante el embarazo y en la menopausia. El estrés o las enfermedades pueden causar un desequilibrio hormonal que da como resultado una piel grasa y acné.

Alimentación

Consumir una cantidad excesiva de ácidos grasos trans, carbohidratos procesados, azúcares y productos lácteos puede provocar acné. Seguir una dieta equilibrada con alimentos naturales no es solo beneficioso para tu piel, también lo es para tu salud general.

Clima

El clima cálido y húmedo puede estimular la producción de sebo, por lo que la piel tiende a ser más grasa en los meses de verano.

Genética

Mucha gente simplemente nace con tendencia a producir más sebo. El incoveniente de la piel grasa. La ventaja es que tu piel es más gruesa y tiene menos tendencia a desarrollar arrugas.

Sobrelimpieza

Cuanto más exfolias y eliminas el sebo natural de tu piel, más sebo produces para intentar restablecer un equilibrio.

Cosméticos

Los maquillajes con base de grasa obstruyen los poros, aportan un efecto brillante y pueden causar acné. Los productos agresivos pueden dañar la piel, provocando una mayor producción de sebo.

Medicación

Algunos medicamentos con prescripción causan deshidratación, por lo que la piel produce más grasa para compensar.

Como cuidar

Limpia tu rostro día y noche, y también antes y después del ejercicio. El exceso de grasa tiende a atrapar la suciedad y las bacterias en los poros, por lo que limpiar la piel y eliminar el maquillaje al final del día es muy importante.

El sebo también aumenta cuando duermes, por lo que es importante limpiar el rostro por la mañana. Aunque el ejercicio es bueno para la piel, la piel muerta, las células, las bacterias y la suciedad pueden acumularse mientras practicas ejercicio, originando las «imperfecciones de entrenamiento» Elimina el maquillaje antes de hacer deporte, y limpia tu rostro y tu cuerpo después.

Alternativas naturales para una piel grasa

Pero para combatir esos efectos indeseables, se puede recurrir a alguna alternativas naturales.

Pepino

El pepino ayuda a limpiar la piel del rostro y mantener en óptimas condiciones, minimizando los excesos de grasa en la piel. Así que habría que batir un pepino sin cáscara, unas gotas de zumo de limón y una clara de huevo hasta homogeneizar.

Aplica sobre el rostro y deja actuar durante 15 minutos. Transcurrido el tiempo, quita el excedente con agua.

Aloe vera

El aloe vera resulta excelente para el cuidado de la piel. Una de sus aplicaciones es usarla para regular el nivel de grasa en la piel.

Para ello extrae el gel de la planta y aplica directamente en el rostro limpio. Deja actuar durante unos minutos y enjuaga.

Tomate

El tomate es un alimento rico en vitamina A, B6, C y E, minerales y proteínas. Así que las mascarillas a base de tomate ayudan a limitar la producción de grasa en el rostro.

Para ello habría que cortar en rodajas de tomate, o bien, triturarlo y aplicarlo sobre la piel. Dejar actuar durante 10 minutos y retirar con agua tibia.

Clara de huevo

La mascarilla de clara de huevo con limón resulta un gran aliado para limpiar la piel del rostro. Además, ayuda a hacerle frente a los puntos negros y al acné.

Tan solo habría que mezclar las claras de huevo hasta que se forme una espuma e incorporar el zumo de medio limón. Aplicar en el rostro y dejar que seque. Retirar con agua tibia.

//