Almendras: todo lo que necesitas saber para empezarlas a consumirlas a diario

¿Sueles consumir almendras en tu vida diaria? Si no es así, es hora de replantearse el tema. Además de ser una gran opción de alimento práctico, las almendras son extremadamente nutritivas y son muy buenas para la salud.

Las almendras, que son el fruto del almendro, son ricas en fibra, proteínas, grasas buenas, vitamina E, manganeso y magnesio. Además, las almendras también aportan una buena cantidad de cobre, vitamina B2 y fósforo al organismo.

Beneficios de las almendras

Debido a la presencia de los nutrientes mencionados anteriormente, las almendras pueden ofrecer una serie de beneficios. Empezando por sus propiedades antioxidantes, que combaten el exceso de radicales libres en el organismo y ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Además, este alimento es rico en ácido alfalinolénico, un compuesto que estimula el sistema inmunitario y tiene acción antiinflamatoria.

Las almendras también son una excelente fuente de grasas buenas y saludables. Estas grasas, denominadas monoinsaturadas, ayudan a proteger el corazón y a prevenir problemas cardíacos. Además, este nutriente presente en las almendras también ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y a controlar la presión arterial.

Por último, las almendras son ricas en fibra, que ayuda al buen funcionamiento de los intestinos. Por no hablar de que, al ser una fuente de vitamina E, un importante antioxidante, este alimento también contribuye a la salud de la piel y ayuda a combatir el envejecimiento prematuro.

En otras palabras, son muchas las ventajas de incluir esta semilla oleaginosa en su dieta.

Así, cuando se combina con una rutina de alimentación equilibrada y la práctica regular de ejercicios físicos, el consumo de almendras puede ayudar mucho a mantener una buena salud, asegurando así un organismo aún más sano y fuerte.

Cómo comer almendras a diario

Las almendras deben consumirse preferentemente in natura, es decir, en su forma natural, todavía con la piel. De todos modos, al ser muy versátil y sabrosa, la almendra puede ser un saludable tentempié entre horas y también un complemento de platos dulces y salados de todo tipo.

Otra posibilidad es utilizar el alimento en preparaciones alternativas, destinadas a dietas con algún tipo de restricción, especialmente en casos de intolerancia a la lactosa y al gluten. Esto es posible gracias al uso de leche de almendras vegetal, mantequilla de almendras y harina de almendras.

Cantidad diaria recomendada

Para disfrutar de todos los beneficios de las almendras, se recomienda consumir una porción al día, equivalente a cuatro o cinco unidades.

Las almendras se pueden encontrar fácilmente en mercados, tiendas de comestibles, tiendas de alimentos naturales o incluso en Internet. Lo ideal es comprar la cantidad que vas a consumir en el plazo de un mes para que los alimentos no se estropeen.

Para conservarlos, basta con dejarlos en un recipiente limpio y hermético, guardado en un lugar seco y alejado de la luz. Así, es posible conservar las características naturales de los frutos secos durante más tiempo y disfrutar de la comida en cualquier momento del día.

//