Albahaca alivia las jaquecas, fortalece el cuero cabelludo y es buena para combatir la pesadez estomacal

La albahaca (Ocimum basilicum) se asocia de entrada con el sabor de la cocina mediterránea, si bien es originaria de la India, donde se suele consagrar a la deidad de Vishnu y se emplea a fondo en la medicina ayurvédica, junto a la muy similar albahaca sagrada o tulsi.

Combinada con otras plantas en infusión, puede prevenir las molestias propias de la digestión.

Es una excelente fórmula de herbolario contra gases y flatulencias es la que combina albahaca con plantas carminativas como el orégano y la manzanilla, a partes iguales.

Se usa fresca en la cocina, seca para infusión y en uso externo, en maceración, compresas, lociones, champús y como aceite esencial.

Cultivar y cuidar una planta de albahaca en casa es cada vez más habitual. Aunque sembrarla es fácil, se encuentra en macetas en la mayoría de floristerías.

Contiene un aceite esencial rico en estragol, cineol y eugenol, flavonoides y saponósidos. Se considera digestiva, aperitiva, carminativa y antiespasmódica.

Favorece la digestión, disminuyendo los gases, la pesadez abdominal, la flatulencia y los calambres gastrointestinales. Alivia las náuseas y el mal sabor de boca.

Como diurético actúa frente a la retención de líquidos y la oliguria (Disminución anormal del volumen de orina emitida en 24 horas).

Suaviza la garganta en toses espasmódicas e irritativas.

Ayuda a calmar las jaquecas, sobre todo las de origen digestivo o hepático, y los dolores espasmódicos de la menstruación.

Se le atribuye asimismo el poder de estimular la producción de leche materna.

Además, es ligeramente sedante y se ha empleado para calmar los nervios y la irritabilidad.

A nivel externo se ha empleado como antiséptica, analgésica y cicatrizante sobre dolores artríticos y musculares, contracturas, heridas leves, eccemas, forúnculos ygranos.

También se ha integrado en lociones y champús para fortalecer el cabello.

Su aceite esencial es un excelente relajante muscular y se aplica en áreas contracturadas y tensas, como cervicales, cuello, nuca o espalda.

//