7 beneficios de la kombucha para la salud

El kombucha o té de kombucha, también conocido como hongos del té, es una bebida fermentada de ligero sabor ácido obtenida a base de té endulzado fermentado por la acción de una colonia de aspecto gelatinoso compuesta por varios microorganismos.

Una bebida con más de 40 bacterias en su composición que promete ser buena para la salud.

Esta bebida fermentada se consume desde hace miles de años en diferentes comunidades. La razón por la que ha prevalecido y conquistado a personas de todo el mundo va más allá de su sabor dulce y excéntrico: el líquido, llamado «bebida de la inmortalidad» por la antigua civilización china, está lleno de beneficios para la salud.

Alivia el estreñimiento

A pesar del escaso número de investigaciones relacionadas con la bebida, algunos estudios han presentado datos de que la kombucha es una posible fuente de probióticos, promoviendo beneficios similares a los de los suplementos utilizados para tal función. Estos microorganismos son capaces de prevenir el estreñimiento y mejorar la digestión, manteniendo el intestino sano y libre de irritaciones.

Fortalece el sistema inmunológico

El sistema digestivo y el inmunológico tienen una fuerte conexión. Así, además de prevenir el estreñimiento intestinal, los probióticos presentes en la kombucha pueden reforzar la inmunidad gracias a las dosis de bacterias beneficiosas presentes en la bebida.

Ayuda a perder peso

Cuando se prepara con té verde, la kombucha puede ayudar a acelerar el metabolismo. El compuesto epigalocatequina-3-galato (EGCG) que se encuentra en la bebida tiene el potencial de aumentar las tasas metabólicas en los adultos, según un estudio publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry, que ayuda a las personas en el proceso de pérdida de peso.

Puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón

Un estudio publicado en la revista científica Pharmaceutical Biology ha revelado el potencial de la bebida para prevenir las enfermedades que afectan al corazón. La investigación, realizada en roedores, observó la diferencia en los niveles de colesterol LDL (malo) y HDL (bueno) en ratas a las que se les administró kombucha y placebo. Los resultados mostraron que el primer grupo mostró una reducción en el número de colesterol malo.

Contiene antioxidantes

Conocidos por combatir los efectos de los radicales libres en el organismo, los antioxidantes son sustancias capaces de prevenir el envejecimiento de las células y evitar la aparición de enfermedades degenerativas.

Cuando se prepara con té verde, la kombucha también puede tener efectos antioxidantes en el hígado. Los estudios realizados en ratones han descubierto que beber kombucha con regularidad puede reducir la toxicidad del hígado causada por sustancias químicas tóxicas hasta en un 70%. Los científicos creen que el mismo efecto puede producirse en el cuerpo humano.

Reduce los niveles de azúcar en sangre

La bebida también puede ser beneficiosa para las personas con diabetes de tipo 2. Las investigaciones realizadas en roedores con esta enfermedad revelaron que el consumo de kombucha ralentiza la digestión de los hidratos de carbono, lo que reduce los niveles de azúcar en sangre. Además, se reveló que mejoraba la función hepática y renal de los animales.

Si se hace con té verde, estos efectos pueden ser aún más positivos. Un estudio realizado con casi 300.000 personas en Australia descubrió que los que consumían la bebida con regularidad tenían un 18% menos de riesgo de desarrollar diabetes.

Disminuye el estrés

Los efectos positivos que la kombucha provoca en el sistema digestivo ayudan con factores que van más allá de la salud del cuerpo. La serotonina, conocida como la «hormona de la felicidad», tiene en el intestino su principal lugar de producción. De este modo, el consumo de la bebida puede aportar beneficios a la salud mental, aliviando el estrés y el insomnio.

//