5 plantas antimosquitos y muy efectivas

Ante la presencia de insectos molestos como por ejemplo los mosquitos no hace falta recurrir necesariamente a insecticidas. Es más, está la opción de las velas y aceites de quemar que en su composición contienen extractos de determinadas plantas… entonces ¿por qué no tener plantas repelentes de mosquitos? No hay nada más natural, además de embellecer el lugar.

El uso de plantas repelentes de mosquitos y otros insectos ya se vienen utilizando de forma natural en cultivos en huertos urbanos, plantando por ejemplo algunas albahacas o tagetes entre los cultivos para ahuyentar a insectos

Son muchas en realidad las plantas que se pueden utilizar para repeler a los mosquitos, pero hemos elegido 5 de ellas que además tienen muchas otras aplicaciones y usos, así nos beneficiamos de muchas formas.

Estas son las plantas antimosquitos más efectivas

Pelargonium graveolens

Geranio 

Esta variedad del geranio, el Pelargonium Citrodorum, es una de las plantas antimosquitos más populares. Son fáciles de cuidar y además son repelentes de mosquitos. También es cierto que no todas las especies de geranio lo son de igual manera y al que nos referimos en este apartado, en concreto es la especie Pelargonium graveolens.

Además de ser un ahuyentador potente de moscas y mosquitos, es una planta muy bonita y que destaca por desprender una aroma cítrico particular.

Planta de Citronela

Citronela

Es famosa porque muchos de los productos repelentes de insectos que se usan en la actualidad llevan entre sus componentes aceite de Citronella. Es una planta muy rústica que se puede cultivar fácilmente en macetas o jardineras.

Se cultiva al exterior y es conveniente regarla con frecuencia. Podemos colocar estas plantas en un rincón luminoso del interior en momentos determinados para que ayude a ahuyentar a los mosquitos ya que su aroma es tan fuerte que enmascara cualquier otro aroma que pudiera atraer a estos insectos. La puedes plantar en macetas y con poco que la cuides perdurará sin problemas.

La planta misma sin procesar es muy usada como antimosquitos ya que desprende ese aroma tan particular y cítrico que nada gusta a estos insectos.

Lavanda

La lavanda es una planta que se utiliza mucho por su aroma relajante. Es muy usada como antiséptico natural, además de tener otras aplicaciones gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antivíricas y antibacterianas. Y sí, además de todo esto, es muy buena para espantar a los mosquitos.

Existe la posibilidad además de plantar la lavanda por esquejes, como hemos explicado ya en Ecocosas, y así poder tener varias plantas a partir de una. Si tenemos un jardín o patio más o menos amplio, no es mala idea colocar varias plantas de lavanda en diferentes puntos, y sobre todo cerca de las ventanas para que esta planta antimosquitos pueda hacer su tarea de barrera e impedir que estos molestos bichitos entren a casa.

Albahaca: para qué sirve y cómo consumirla

Albahaca

La albahaca es otra planta antimosquitos que tiene además un montón de propiedades nutricionales. La planta no sólo actúa como repelente natural, también es muy efectiva a la hora de calmar las picaduras, ya que tiene principios antiinflamatorios, antisépticos, antibacterianos y cicatrizantes que actúan sobre la piel. Lo único que hay que hacer es frotar las hojas por la piel picada.

Además, podemos usar la planta entera como repelente, en las ventanas o zonas exteriores donde vayamos a estar y no queremos que se acerquen estos insectos, pero también podemos frotarla sobre la piel con esta intención, para crear una barrera aromática y evitar que los mosquitos nos piquen.

Todo esto dando por hecho que todos nuestros lectores saben que con la planta se puede preparar una de las salsas más exquisitas para acompañar la pasta: el pesto.

Menta

Como último ejemplo para nuestra lista de plantas antimosquitos potentes hemos elegido la menta. Esta planta, muy efectiva para tratar problemas respiratorios, tiene además muchas propiedades digestivas y es ideal para preparar un delicioso té, el famoso té de menta.

Pero sin duda uno de los usos más interesantes es el de ahuyentador de mosquitos. Para ello bastará con colocar una planta de menta cerca de la ventana y de esta forma evitar que éstos se acerquen e intentar entrar.

También podemos colocar varias de ellas en el jardín o huerto, porque además, como en el caso de la albahaca, sirve para ahuyentar plagas que invaden las plantas ornamentales y comestibles.

Otras plantas anti mosquitos

Poleo – Mentha pulegium. El poleo es capaz de atraer con sus minúsculas pero abundantes flores a las mariposas y a su vez, precisamente este aroma desprendido ser capaz de mantener a raya a mosquitos y pulgas. Con esta planta además podemos preparar deliciosos tés para aliviar dolores estomacales.

Laurel – Laurus nobilis. El laurel repele moscas, mosquitos y cucarachas. Se pueden también introducir hojas entre los libros para protegerlos de las polillas.

Ajo.- Los dientes de ajos, ligeramente ‘reventados’ y esparcidos por la terraza o patio de la casa, gracias a su olor se mantendrán lejos estos desagradables mosquitos. Eso sí, la casa olerá a ajo.

Menta de caballo – Mentha longifolia. Es una planta utilizada para ahuyentar las pulgas y mosquitos y para ello se ponen ramos en las habitaciones o en las camas, e incluso hay quien se frota el cuerpo con ella. Está catalogada como una planta perenne muy adaptable que repele los mosquitos al mismo nivel que la Citronella. Tiene un intenso aroma parecido al incienso que confunde a los mosquitos enmascarando el olor de sus víctimas.

Aceites repelentes de mosquitos

En establecimientos del tipo farmacias y supermercados podemos encontrar diferentes tipos de aceites repelentes de mosquitos en los que curiosamente tienen como principal materia activa extractos de determinadas plantas. Este hecho avala la eficacia de las plantas repelentes de mosquitos antes mencionadas. Unos ejemplos:

  • Aceite de lavanda
  • Aceite de citronela
  • Aceite de árbol de té
  • Aceite de soja

Todos ellos pueden encontrarse ya preparados en establecimientos pero podemos comprar sus aceites esenciales y diluirlos en aceite para aplicarlo directamente sobre la piel. Eso sí, es recomendable elegir un aceite ecológico y que además permita ser un gran hidratante para la piel.

//